Yes We Fuck!: placer sin limitaciones

Este título parodia de manera inteligente la famosa campaña electoral de Obama para narrar seis historias de amor y sexo en personas con diversidad funcional.

Los protagonistas de este proyecto documental no son personas discapacitadas ni están dispuestas a que se les califique de esa manera. En el proyecto Yes We Fuck! de Antonio Centeno (activista social del movimiento Vida independiente) y Raúl de la Morena (realizador de documentales) se ponen delante de las cámaras para narrar sin tapujos algo que todos nos hemos cuestionado en algún momento: ¿cómo afrontan su sexualidad las personas con diversidad funcional?

SexualidadYes We Fuck!: todo lo que hay detrás del documental

La película, tal como la plantean Antonio Centeno y Raúl de la Morena, es todo un proyecto social. Una manera de mostrar al mundo que el sexo no es dependencia sino libertad. Son historias reales que abordan la sexualidad desde un enfoque más amplio con la diversidad como base y como meta.

La propuesta de Yes We Fuck! se dio a conocer en Verkami, la famosa plataforma de micromecenazgo, superando la recaudación de 12.000 euros prevista para el desarrollo del proyecto. A comienzos de 2015 se convertía en una realidad y el documental Yes we Fuck!, ya acabado, empezaba a moverse.

Miles de personas respondieron a esta llamada de crowfunding que ha servido para concienciar a muchas personas de que los adultos con diversidad funcional no son seres asexuales. Una llamada de atención para quienes todavía creen que en la sexualidad hay limitaciones de tipo funcional o intelectual.

Cuerpos que sienten, desean y se excitan: ‘Yes we… todo’

Sin duda se trata de una temática que podría resultar incómoda para muchas personas, especialmente para aquellas que no entienden el sexo como una manifestación de nuestra libertad y creatividad. Pero lo cierto es que la película tiene un enfoque muy natural en el que el sexo explícito no es un tema tabú.Primera experiencia BDSM

A través de las seis historias del documental Yes We Fuck! se responde con claridad a muchas de las dudas que nos planteamos quienes no podemos hacernos una idea de cómo es la vida íntima de estas personas. Conoceremos a un joven con diagnóstico de parálisis cerebral durante su primera experiencia BDSM; cómo es el sexo para una persona en silla de ruedas;  las relaciones entre personas con diversidad intelectual o el autodescrubrimiento sexual a través del apoyo de un asistente sexual.

En este sentido, las posibilidades de la asistencia sexual como medio para que estos colectivos conozcan y disfruten del sexo como cualquier otra persona es probablemente uno de los platos fuertes del documental. Precisamente es el debate que suscitan algunos de estos temas lo que hace de Yes We Fuck! una propuesta tan interesante. Historias reales que han recorrido numerosos festivales de documental y que ahora puedes conocer de primera mano a través de la web Filmin.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *