Viagra: 20 años de pastillita azul

Viagra

Hasta 1998 nunca hubo nada igual en el mercado: una pastilla capaz de devolverle a los hombres la posibilidad de disfrutar del sexo con erecciones firmes y duraderas. La aparición de la Viagra supuso toda una revolución en el sexo. Ahora que la famosa pastillita azul cumple 20 años de edad, es un buen momento para hacer un repaso de su trayectoria.

Historia de la Viagra

A pesar de que no está a la altura de otros grandes descubrimientos médicos, seguro que para muchos hombres la aparición de la Viagra supuso un cambio tan relevante es su salud sexual como cuando Fleming descubrió la penicilina. Y es que, siendo justos y partiendo de la base de que la salud sexual tiene muchas otras afectaciones en la vida de una persona, el hecho de poder superar los problemas de erección con ayuda de un fármaco es todo un hito en la historia de la Medicina.

Esta revolución del sexo se remonta al 27 de marzo de 1998, día en el que el fármaco comenzó a comercializarse en el mercado estadounidense. Su llegada a Europa sería algo más tardía, pero no se demoraría mucho más ya que, el impresionante auge de la popularidad de esta pastilla obligaría a agilizar los trámites para su venta también a este lado del Atlántico.

En realidad, y como suele suceder con muchos de los descubrimientos más destacados, la Viagra fue producto de la casualidad. Un grupo de investigadores de la empresa farmacéutica estadounidense Pfizer andaba estudiando otro tipo de cuestiones cuando, por sorpresa, se encontraron con este compuesto capaz de aumentar la circulación sanguínea y dilatar los vasos sanguíneos del pene, provocando como consecuencia una erección. Voilá! Había nacido la Viagra.

Particularidades de la pastillita azul

La agencia del medicamento no tardó en dar luz verde a este nuevo fármaco que con toda seguridad estaba destinado a convertirse en una auténtica mina de oro. Piensa que, sólo durante las dos primeras semanas de su comercialización, en Estados Unidos se emitieron más de 150.000 recetas. ¡Todos los hombres afectados por Pastilla azulproblemas de erección querían probar cuanto antes ese nuevo remedio!

La facturación aumentó todavía más cuando caras conocidas como la de Pelé, la leyenda futbolística, se prestaron para ponerle nombre y rostro a las campañas publicitarias de este nuevo medicamento. Con ello se lograron dos cosas muy importantes. Por un lado y, desde un punto de vista estrictamente comercial, que la Viagra se diera a conocer en todo el mundo como un remedio innovador. Por otro, y aún más importante, que se empezara a hablar más abiertamente de este tipo de patologías que afectan a los hombres.

Sin embargo, no todo lo relacionado con esta pastilla milagrosa han sido buenas noticias y, tras unos primeros años de auge y expansión en los que la facturación de Pfizer superó todos los pronósticos (de 100 millones de ingresos esperados en el primer año se obtuvieron 1.000 millones), empezaron a conocerse otros aspectos menos atractivos de la famosa pastilla azul.

Venta ilegal y problemas de salud

Se estima que en 20 años de historia se han emitido en el mundo alrededor de 65 millones de recetas para el consumo legal de Viagra. Sin embargo, su consumo real ha sido mucho mayor. Tras cosechar sus primeros éxitos y hacerse conocida en todos los rincones del mundo, en torno a la Viagra apareció un mercado ilegal cada vez con más peso, sobre todo durante esos seis meses de espera hasta que la pastilla llegó a Europa y en los que se llegaron a pagar cantidades sorprendentes por hacerse con una única unidad de este producto.

Internet se convirtió en la principal vía de adquisición de esta pastilla que, sin prescripción médica, puede llegar a suponer más un problema que una solución. Y es que cuando se consume cualquier tipo de fármaco es muy importante estar al tanto de cuáles pueden ser sus efectos secundarios.

En el caso de la Viagra, los principales efectos indeseados son la sudoración, las palpitaciones, los mareos e incluso algunos tipos graves de problemas cardíacos. Y es que, a pesar de que muchos la empleen en ese plan, no se trata de una droga para uso recreativo sino de un medicamento para afrontar determinados problemas de erección. Su efecto puede prolongarse durante cuatro horas y no debe de administrarse más de una pastilla al día ya que podría provocar erecciones muy duraderas y dolorosas, entre otros efectos secundarios de diversa gravedad.

Viagra y parejasUn cambio radical para millones de parejas

¿Sabías que un tercio de los hombres de más de 40 años experimenta algún problema de erección? Sí, la Viagra es una pastilla para hombres, pero no está pensada para la soledad. Es indudable que este medicamento ha hecho mucho por el género masculino porque, a nivel individual, supone un remedio tanto físico como mental en una cuestión que puede afectar gravemente a otros aspectos de la vida cotidiana más allá de lo meramente sexual.

Pero si hay que hablar de la Viagra como producto revolucionario, entonces no podemos limitarnos únicamente al hombre. Hay que analizar este fármaco desde el punto de vista de la pareja y de cómo ha logrado transformar de manera muy positiva la vida sentimental, sexual y social de ésta.

A partir de 2013 aparecieron en el mercado europeo las primeras versiones genéricas de la Viagra y esto supuso un nuevo repunte en las ventas de este fármaco, cuya administración sigue estando sometida a la prescripción de un especialista. Y es que, en muchos aspectos, la Viagra sigue siendo una pastilla mal entendida porque, cuando los problemas sexuales no están en una cuestión 100 % física, poco puede hacer la química del sildenafilo para combatirlos. Pensar en la Viagra como la panacea a estas deficiencias es sólo poner un parche al problema real.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *