¿Sabes utilizar un plug anal?

Plug anal

La estimulación anal ya no es un tema tabú. Es cierto que siguen existiendo algunos prejuicios acerca de esta práctica, pero también hay mucha curiosidad y eso siempre es positivo. Además, el plug anal se ha ganado al fin la posición que le corresponde entre el resto de los accesorios sexuales. ¿Lo has probado ya?

Un juguete erótico que se sale de lo habitual

Lo que muchas parejas entienden por ‘lo normal’ no es más que un reflejo de su temor a experimentar cosas nuevas. Es cierto, lo novedoso puede despertar nuestra curiosidad pero también generarnos algunas dudas. Y en el sexo dudar es quedarse en lo de siempre.

Lo ideal es que uno se vaya haciendo a los cambios y a las novedades poco a poco. ¿En alguna ocasión has sentido un cosquilleo especial cuando durante vuestros juegos sexuales tu pareja acaricia la entrada del ano? Tal vez haya llegado el momento de cambies el chip y descubras que hay muchas otras formas de estimulación aparte de las que ya conoces.

El plug anal es un juguete que probablemente se salga de tus hábitos en la cama, pero en cuanto lo pruebes acabará convirtiéndose en uno de esos accesorios sexuales que no querrás dejar de utilizar.

¿Qué tiene de especial un plug anal?

Seguramente estés dudando acerca del potencial de los plugs o tapones anales. ¿Son de verdad tan espectaculares como los pintan? Lo cierto es que sí. Es más, no te imaginas la cantidad dePlug anal colitasensaciones agradables que van a traer a tu vida sexual hasta que no los pruebas.

Muchos de los que no habéis utilizado nunca uno de estos accesorios de estimulación sexual os estaréis preguntando si con un plug anal es posible llegar al orgasmo. Sobre este punto habría que matizar algunos aspectos.

Digamos que un plug anal no es un juguete de estimulación clásico  como podría serlo un vibrador o un masturbador de mano. Es algo un poco más particular. Probablemente por sí solo no te vaya a provocar el orgasmo que estabas buscando, pero es que los plugs anales normalmente no están pensados para que los utilices como única fuente de estimulación.

Estos accesorios son más bien un complemento de tus prácticas sexuales. ¿En qué sentido? Es muy sencillo de entender. Mientras te dedicas a otros juegos con tu pareja puedes colocarte en el ano estos juguetes eróticos y, en cierto modo, olvidarte de ellos. Su función es la de estimular las paredes del ano, repletas de terminaciones nerviosas que convierten esos estímulos en placer. Así, mientras experimentas placer a través de otros medios (besos, caricias, penetración…) el plug anal juguetea en tu interior permitiéndote alcanzar orgasmos mucho más intensos.

Un buen comienzo para pasarte al sexo anal

Entre otras de las dudas más comunes que se plantean los clientes de Diversual está la de si el uso de plugs anales resulta doloroso. Es una pregunta demasiado común como para dejarla pasar por alto en un post referido a los estimuladores anales.

Este tipo de juguetes sexuales no es en absoluto doloroso. Claro está que tienes que escoger el tipo de plug que más te convenga y con el que puedas tener la seguridad de que vas a sentirte verdaderamente cómodo.

¿Cómo se logra esto? Muy fácil: si no sabes qué tipo de tapón anal te viene mejor, opta siempre por uno de dimensiones reducidas. Los hay verdaderamente pequeños, simplemente para que te acostumbres a esa sensación que al principio puede resultar un tanto peculiar, pero nunca molesta.

No serás la primera persona que empiece utilizando uno de estos plugs como paso previo a la práctica del sexo anal con su pareja, porque si algo tienen estos juguetitos es que en cuanto te hacer a ellos sientes la necesidad de ir incrementando el volumen y la intensidad de tus juegos.

Consejos para tu primera vez con un plug anal

Lo más probable es que después de todo lo que te hemos contado esto de los plugs anales haya despertado tu curiosidad (si no estaba ya despierta desde hace mucho tiempo). Así que ahora llega el momento de pasar de la teoría a la acción.

Siendo tu primer plug lo mejor es que te lo tomes con calma. Cualquier juguete erótico que suponga un cambio en tus rutinas sexuales implica un período de adaptación al que es mejor enfrentarse con algo de paciencia.

Para empezar, estás en un punto en el que te conviene escoger plugs anales de silicona o de gelatina (deja los metálicos y los de cristal para cuando tengas un poco más de experiencia). Además, en este caso el tamaño sí que es importante, así que comienza por los accesorios más compactos y decántate mejor por los que tiene más longitud y menos volumen.

La mayoría de los plugs anales tienen forma cónica porque eso facilita mucho su inserción y, al menos en el caso de los juguetes para principiantes, la base suele ser un poco más ancha y con algún tipo de agarre que sirve como tope y como herramienta para hacer más sencilla la extracción del juguete.

Plugs anales pequeños

Y por supuesto, no te olvides de utilizar un buen lubricante. El ano no tiene lubricación natural por lo que es imprescindible utilizar un producto hidratante y resbaladizo que sea compatible con el material de fabricación de tu plug y que te permita disfrutar de una experiencia mucho más deslizante y segura.

Por lo demás, esto de los plugs anales no tiene mucho más misterio. Sólo es cuestión de ir probando diferentes variedades (otros materiales, otras texturas y formas, la posibilidad de incluir algún elemento vibrador en la estimulación…) y quedarte con la que más satisfactoria te resulte.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *