Terapia de ondas contra la disfunción eréctil

Terapia de ondas

Un 52% de los hombres entre los 40 y los 70 años de edad padece o ha padecido algún tipo de problema relacionado con la disfunción eréctil. Este tipo de complicaciones es mucho más común de lo que imaginamos, pero su solución también. La terapia de ondas se ha impuesto como uno de los tratamientos más efectivos.

¿Cómo identificar los problemas de erección?

Es probable que exista cierta confusión acerca de a qué nos referimos exactamente cuando hablamos de disfunción eréctil. Y es que a pesar de que se trata de una condición que afecta principalmente a hombre a partir de los 40 años de edad, es cierto que este problema se puede producir en cualquier momento del desarrollo por cuestiones de tipo metabólico o cardiovascular que contribuyen a su aparición en hombres aparentemente sanos.

Existe disfunción eréctil cuando por alguno de estos motivos (en muchas ocasiones también está el factor psicológico), el hombre es incapaz de obtener y conservar una erección que le permita mantener un acto sexual satisfactoria. Puede darse el caso de que en ningún momento de la relación el pene se ponga rígido o puede ser que durante el coito pierda rigidez de manera espontánea en un cambio de postura, por haber llegado al clímax demasiado rápido o por no haber alcanzado nunca la rigidez necesaria.

No se trata, en cualquier caso, de una situación puntual sino de algo que se repite en el tiempo con el consecuente nivel de frustración que ello genera en el hombre y que también puede provocar en la pareja si no se logra entender qué es lo que está sucediendo.

Recupera la salud sexual con la terapia de ondasDisfunción eréctil

Hasta ahora muchas de las soluciones que se daban a este tipo de disfunción pasaban por la medicación. Aunque funciona hasta cierto punto no deja de ser un cambio importante a nivel orgánico y que, por lo tanto, puede acarrear algunos efectos secundarios en el paciente.

La terapia de ondas, en cambio, se presenta como un método no invasivo y para el que no es necesario medicarse. Se aplica a los hombres que sufren de problemas de erección con origen vascular y consiste en aplicar ondas de baja intensidad sobre el pene para regenerar los vasos sanguíneos y hacer que mejore la circulación.

¿Cuál es la gran ventaja de este sistema? No se utiliza anestesia, ni sedantes ni ningún otro tipo de medicación o preparación preoperatoria y se ha demostrado que la mejoría es notable en el 70% de los hombres a las pocas semanas de comenzar el tratamiento.

Por supuesto, al tratase de pacientes con problemas vasculares es importante que también mantengan unos hábitos de vida saludables y que cuiden otros aspectos como la alimentación (¿recuerdas lo que comentábamos hace algunas semanas acerca de los pistachos?), el consumo de alcohol y el tabaquismo.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *