Sueños húmedos, la excitación que deja huella

Sueños húmedos

La testosterona los tiene revolucionados. Tanto que durante la noche les asaltan imágenes de lo más excitantes y no tienen manera esquivar esos evocadores sueños húmedos. Pero no tan deprisa, guapa. Que las chicas tampoco nos escapamos.

Poluciones nocturnas, una eyaculación incontrolable

El nombre suena un poco raro porque eso de llamar polución a la eyaculación es como lo de llamar almohadilla a ese símbolo que todos sabemos que se parece más a un cuadrado que a cualquier otra cosa. Menudo lío, ¿no? La cuestión es ésa, que lo que popularmente conocemos como sueños húmedos no son más que eyaculaciones (poluciones) nocturnas involuntarias provocadas por un exceso de excitación.

Muchos hombres se despiertan en ese momento pero otros amanecen con esa mancha en el pijama pensando “¿pero qué ha pasado aquí?”. Y lo que ha pasado es que un exceso de testosterona Poluciones nocturnasles ha jugado una mala (o buena) pasada.

Lo más común es que los sueños húmedos se produzcan más durante la adolescencia que es cuando las hormonas están en plan revolucionario y parece que no hay quien les tosa, como a Kim Jong-un. Luego ya se van relajando un poco y a medida que la vida sexual se convierte en parte de las rutinas de la vida adulta este tipo de poluciones se van limpiando.

Sueños húmedos femeninos

Tradicionalmente se ha relacionado el concepto de sueño húmedo con los hombres. Sin embargo no se trata de algo que afecte en exclusiva al género masculino. Las chicas también experimentan sueños húmedos en diferentes etapas de su vida y pueden llegar a tener la misma intensidad que en los hombres, es decir, pueden alcanzar el orgasmo.

¿No has soñado en alguna ocasión que te vas a tropezar y te despiertas como si quisieras dar un salto? La experiencia de los sueños húmedos es menos traumática pero es igual de vívida, igual de real. Es una lástima que sólo un 4% de las mujeres que experimenta este tipo de sueños sea capaz de llegar a un orgasmo completo. Pero igual que en el sexo real, la meta en muchas ocasiones está algo sobrevalorada y lo que verdaderamente importa es que te lo hayas pasado bien.

Despertar antes del orgasmo es bastante más común en las mujeres que en los hombres, que por lo general amanecen con una mancha de semen en el pijama sin saber muy bien qué es lo que ha sucedido (¡La noche me confunde!).

También en el caso de las mujeres los sueños húmedos tienen un origen diferente que aunque en última instancia responde a todos esos intensos cambios hormonales que experimenta durante prácticamente toda su vida, se manifiesta de maneras muy diversas. Desde las necesidades fisiológicas (falta de sexo), hasta algún tipo de carencia a nivel emocional, un deseo reprimido o una mente muy imaginativa, cualquiera de estas situaciones puede derivar en un sueño subidito de tono que con un poco de suerte puede acabar con final feliz.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *