Sexo y edad: a las mujeres les sienta mejor

Sexo y edad

Siempre se ha dicho que son las mujeres las que con el paso del tiempo van perdiendo interés por las relaciones sexuales. Pero resulta que en ese binomio entre sexo y edad somos nosotras las que salimos ganando.

Hormonas al poder

A nivel reproductivo sí que es cierto que la mujer tiene muchísimas más dificultades para procrear a partir de cierta edad. No sólo se trata de una cuestión de fertilidad sino que además puede resultar contraproducente.

Mientras que para el hombre los soldaditos pueden ponerse en formación a edades muy avanzadas, para una mujer el aparato reproductor se oxida con mucha más antelación. Otra cosa muy distinta es el placer, las ganas de divertirse y los efectos beneficiosos del sexo a edades avanzadas. En ese sentido parece que las mujeres salimos ganando.

Y es que la hormona sexual femenina que se libera durante el orgasmo promueve importantes mejoras en su salud física y emocional. De esta manera, las mujeres mayores de 70 años que practican sexo más de dos veces por semana reducen considerablemente el riesgo de padecer infarto de miocardio, accidentes cerebrovasculares o insuficiencia cardíaca.

La ecuación sexo y edad no funciona igual en los hombres

Contrario a lo que se creía hasta ahora, a partir de cierta edad practicar sexo de manera regular no resulta igual de beneficioso para hombre y mujeres. El sexo afecta a la salud del corazón de manera muy positiva pero los hombres de edad y avanzada tienen que tomar con mucha precaución esta afirmación.

Un hombre de 70 años que practica sexo una o más veces a la semana duplica sus posibilidades de sufrir problemas cardiovasculares (taquicardia, hipertensión, infarto…) con respecto a un hombre de la misma edad sexualmente inactivo.

Sexo ancianos¿Implica esto que a partir de cierta edad los hombres estén condenados a la abstinencia? Seguro que hay muchas mujeres despechadas que estarían deseando que los médicos impusieran estas terapias igual que se recomienda no beber o dejar de fumar. Pero no es el caso.

Lo que sí es cierto es que en determinadas situaciones, especialmente en las que son un poco delicadas, se recomienda que las relaciones sexuales no sean ni muy exigentes ni muy excitantes y por supuesto se desaconseja totalmente el uso de ayuditas extra para que la cosa se levante porque, caballero, el corazón ya no está para estos trotes.

Tal vez la explicación de que el sexo en edades avanzadas sea tan positivo para las mujeres es precisamente porque nosotras nos lo tomamos con muchísima más calma que los hombres. Ellos siguen obsesionados con llegar al orgasmo y no son capaces de afrontar que el cuerpo se agota, es más frágil y no se puede ser tan exigente. Ellas en cambio se deleitan más en seguir explorando, en estrechar lazos y en disfrutar de las nuevas perspectivas del sexo en una edad avanzada.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *