Sexo olímpico: diversión de campeonato

Sexo Olímpico

Parece que el tema de las Olimpiadas y de tener a todos los atletas congregados en apartamentos muy cerquita unos de otros da mucho de qué hablar en el plano sexual.

Cuerpos esbeltos y demasiada tensión

Si es que lo raro sería que no pasara nada. Brasil, verano, calor, juventud… Y unos figurines que quitan el hipo. ¿Qué hace un deportista cuando acaba su competición? ¡Irse de fiesta! El sexo olímpico es una actividad perfectamente comprensible.

El Comité Olímpico Internacional (COI) que ya sabe que cada cuatro años las hormonas de los atletas se revolucionan, ha puesto a disposición de los deportistas alrededor de 500.000 Preservativos olimpiadaspreservativos gratuitos. También los entrenadores y los miembros de otras delegaciones tienen acceso a ellos, que aquí a todo el mundo le gusta la samba.

Los atletas buscan algo más que medallas. Es sin duda una experiencia única y no está nada mal que la quieran llenar de buenos recuerdos. ¿Por qué iban a dejar el sexo al margen de todo esto?

El sexo olímpico como disciplina oficial

Me imagino que para seguirle el rimo a un atleta olímpico hay que estar bastante preparado. Claro, entre ellos se entienden genial. Saben lo que es controlar los nervios y la presión, darlo todo en el momento oportuno y sacar fuerzas de donde no las hay si es necesario dar ese sprint final. Todos quieren llegar a la meta. Sólo espero que a la hora de cumplir ese propósito sean de los que tienen espíritu de equipo, porque si lo hacen de manera muy individual, mal asunto.

Sin desmerecer la importancia de la parte estrictamente deportiva, a todo el mundo le gustan los chascarrillos… Y en estas Olimpiadas hay para dar y regalar. Al parecer los responsables del mantenimiento de los edificios en los que se alojan los atletas han comentado a la prensa brasileña que las escenas de sexo en los jardines comunitarios se repiten con bastante frecuencia cada noche. Y los escándalos salpican a los diferentes equipos olímpicos. Uno de los más recientes ha sido la monumental bronca entre dos chicas brasileñas pertenecientes al equipo de salto de trampolín tras el rollete que una de ellas mantuvo con el miembro del equipo de remo. ¡Un gran hermano deportivo!

Hasta ya le han puesto un apodo especial a la Villa Olímpica de Río de Janeiro… ¡El Sexódromo! De aquí a 4 años el sexo olímpico se habrá convertido en una disciplina más. Sólo hay que ver el crecimiento exponencial en el reparto de preservativos: de los 50.000 de Barcelona ’92 a los 500.000 de Río ’16. Y eso sin mencionar que en el conjunto de la ciudad se han repartido ya ¡9 millones de condones! ¿Pero que hacen los brasileños? ¿Se los ponen de tres en tres?

Atletas sexyAplicaciones móviles: una ayuda para los más tímidos

Según los encargados de prensa de la aplicación Tinder, el número de encuentros en la Villa Olímpica ha aumentado un 129% en sólo un fin de semana. A pesar de que hay estudios que parecen demostrar que la actividad sexual antes de la competición puede influir negativamente en los resultados, en todas las Olimpiadas se practica mucho sexo. Además, los más responsables lo dejan para liberar las tensiones después de su participación. ¿Qué puede haber de malo en eso?

Aunque hay muchos actos en los que socializar y muchas fiestas espontáneas en la Villa Olímpica, siempre hay alguno que necesita un empujoncito. Para los tímidos está Tinder (homosexual y heterosexual) y Grindr (gay) e incluso una opción reservada exclusivamente para atletas y desarrollada por el propio COI: Olympic Athletes Hub. Pero teniendo en cuenta que se está repartiendo una media de 47 condones por atleta, parece que lo de la timidez no es un problema para estos campeones del sexo olímpico.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *