Sexo con ropa: ¿en serio está de moda?

Sexo con ropa

Según parece, con una buena técnica es posible llegar al orgasmo sin siquiera tener que desnudarse. A pesar de resultar un poco contradictorio, el sexo con ropa puede ser una increíble fuente de estimulación y una alternativa para disfrutar de la compañía de tu pareja con el mismo erotismo y la mitad de esfuerzo. ¿Quieres conocer sus secretos?

Dedícale más tiempo a otras cosas

¿Se puede disfrutar igual del sexo cuando el contacto entre los cuerpos está limitado? Después de haber oído a Sánchez Dragó decir eso de que en uno de sus viajes místicos había descubierto las bondades de ‘eyacular hacia adentro’, me creo cualquier cosa. En cualquier caso, esto de que practicar sexo con ropa es igual o más excitante que el sexo desnudos, es algo que no hay que tomarse tan al pie de la letra.

Está claro que sin estimulación no se llega al orgasmo. Ahora bien, esto de la estimulación se puede interpretar de muchas maneras. Habrá a quien le excite mucho un olor, una imagen (incluso una imagen mental, una fantasía) o una determinada circunstancia (la idea de lo que puede llegar a pasar a veces es más excitante que el acto en sí). Pero, ¿todo esto puede ser tan poderoso como para conducirnos al clímax sin que haya contacto entre los cuerpos?Sexo con caricias

No. Cuando se habla de la moda del sexo con ropa la cuestión es otra. Sí que hay contacto físico, pero éste no implica ni desnudez ni penetración. Es lo que se conoce como petting, todo tipo de toqueteos que, en esencia, vienen a recordarnos la importancia de dedicarle más tiempo a otras cosas. En cierto modo, es como quedarse en los preliminares, sabiendo de antemano que estos juegos, por intensos y sensuales que resulten, no van a conducir a nada ‘más allá’. Si eres de los que piensa que la penetración es la única manera de culminar un encuentro sexual, este tipo de prácticas no te van a convencer para nada.

¿Desde cuándo está de moda el sexo con ropa?

A pesar de que en la actualidad esta modalidad de sexo un tanto ‘puritana’ tiene nombres muy cool como petting o King Out, lo cierto es que lo de tener sexo con ropa es una moda con mucha trayectoria. Fue en la década de los 70 cuando dos sexólogos estadounidenses (Johnson y Master), realizaron los primeros estudios acerca de la plenitud sexual sin necesidad de contacto genital.

A partir de entonces, esta corriente erótica que ya existía ‘de siempre’ empezó a desarrollarse bajo diversos nombres hasta consolidarse en lo que es hoy: una alternativa para aquellas parejas que, por el motivo que sea, no quieren ‘pasar a mayores’. No tiene por qué tratarse de una cuestión moral o religiosa. Hay quienes escogen voluntariamente esta opción y hay quienes por otros motivos (por ejemplo, una enfermedad o una discapacidad) no disponen de otra fórmula para disfrutar del sexo en pareja. El caso es que los sexólogos contemplan esta alterativa como una conducta beneficiosa para la pareja que se puede integrar perfectamente en una vida sexual saludable y satisfactoria.

Ventajas del sexo con ropa

El contacto genital está sobrevalorado. Al menos eso es lo que opinan quienes practican y defienden la práctica del sexo con ropa. Entre los argumentos que emplean para justificar este tipo de relaciones eróticas en las que quedan excluidas tanto la penetración como el sexo oral están:

1. La sexualidad sin riesgos: las enfermedades de transmisión sexual nunca más volverán a ser un problema. Caricias y preliminaresHay que tener en cuenta que algunas infecciones (aunque no es lo más habitual) se pueden transmitir cuando hay contacto piel con piel, aunque no se trate de una relación sexual con penetración.

2. Es perfecto para evitar embarazos: no hace falta que te expliquemos esto demasiado, ¿no? Si no hay contacto genital, no hay posibilidad de embarazo. En cualquier caso, es mejor que tengas un preservativo siempre a mano porque, si la cosa se dispara y no la puedes controlar, tal vez lo del sexo con ropa se quede en algo anecdótico.

3. El redescrubrimiento de la pareja: ¿sabías que tenías otras zonas erógenas aparte de los genitales? Éste es un buen momento para que lo averigües, experimentando con toda una serie de estímulos que la mayoría de las veces pasan inadvertidos o se ven ensombrecidos por el sexo oral y la penetración.

4. Morbo e imaginación: al tratarse de un ‘querer pero no poder’, la excitación del sexo con ropa es mucho mayor. Y es que sabes que, si aceptas estas reglas del juego, por mucho que se eleve la temperatura, no podrás sobrepasar ciertos límites. Eso también hará que te esmeres más a la hora de encontrar otras maneras de excitarte y excitar a tu pareja. ¡Usa la imaginación!

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *