¿Es sencillo ocultar una infidelidad?

Ocultar una infidelidad

La pérdida de interés en la pareja, el estrés la curiosidad, el deseo de nuevas experiencias sexuales. Pueden ser muchos los motivos por los que romper ese pacto implícito en toda relación. Pero, a la hora de la verdad, ¿crees que es sencillo ocultar una infidelidad?

Motivos por los que se produce la infidelidad

Sintiéndolo mucho, he decir que nadie está a salvo. Con esto no te animo a que te pongas en plan paranoico viendo cosas ‘sospechosas’ donde no las hay. Pero si en algún momento de tu vida llegaras a darte cuenta de que tu pareja trata de ocultar una infidelidad, no te creas que la mala suerte se ha adueñado de tu destino: es algo mucho más habitual de lo que nos gustaría creer.

Las parejas españolas se encuentran en la octava posición del ranking de los más infieles del mundo. Esto quiere decir que en un 39 % de todas las parejas que existen en el país, ha habido ‘cuernos’ en algún momento. Por supuesto, es algo que afecta por igual a hombres y mujeres. En el caso de ellos, la infidelidad suele ser la consecuencia de numerosas inseguridades con respecto a la relación. En el caso de ella, es sobre todo una cuestión de insatisfacción sexual.

Es curioso, porque se tiende a pensar que los motivos estrictamente sexuales son más comunes en el hombre, pero las estadísticas han demostrado que esto no es cierto. En el libro Todo sobre la infidelidad masculina, el psicoterapeuta estadounidense Robert Weiss ahonda en estos temas demostrando que la desconfianza en la monogamia es un tema que afecta a ambos sexos, tanto en el plano psicológico como en el físico.

Reducir la infidelidad a cuestiones meramente sexuales es otro de los muchos mitos y lugares comunes que existen en torno a este tema, como que el que es infiel lo es para toda la vida, que la pareja que la sufre no vuelve a ser feliz o que, si no llega a producirse el encuentro sexual, no se puede considerar infidelidad.

Motivos de la infidelidad

Sin embargo, existen muchos matices y es importante tenerlos en cuenta a la hora de valorar por qué se han producido estas circunstancias. Entre los motivos más comunes registrados por los psicólogos y sexólogos en sus consultas están los siguientes:

  1. Tener una idea equivocada del amor. La perfección no existe y estar convencidos de que se puede encontrar fuera de la pareja puede ser un error.
  2. Castigar a la pareja. Las relaciones tóxicas son un mundo aparte. Hay parejas que disfrutan haciéndose daño mutuamente y las infidelidades sirven para canalizar este amor – odio.
  3. La insatisfacción sexual. Aunque no sea la única causa, por supuesto que hay que tenerla en cuenta. La insatisfacción sexual está a menudo relacionada con otras complicaciones como la falta de deseo, la pérdida de interés por la pareja o la infructuosa búsqueda de placer.

Las dificultades de practicar el doble juego

Volviendo a la pregunta que te formulaba al comienzo de este post, ¿crees que es sencillo ocultar una infidelidad? Si eres de los que se encuentran en esta situación y te crees que lo estás haciendo genial, permíteme que discrepe.

Existen serias dificultades a la hora de practicar el doble juego y que funcione. Cegado por la emoción de lo prohibido y la diversión que produce una situación que se escapa de lo cotidiano, lo más probable es que tu gran mentira se empiece a desmontar sin que te des apenas cuenta.

Las cosas se complican aún más cuando hay hijos de por medio, cuando se trata de una relación con un amigo o amiga en común con tu pareja o cuando las infidelidades se convierten en una práctica habitual, aunque sea con diferentes personas y ninguna pertenezca a tu entorno.

No es sólo lo que estás haciendo sino lo que inconscientemente vas a dejar de hacer. Ocultar una infidelidad y sentir que todo sigue en su sitio, podría conducirte a experimentar un falso sentimiento de seguridad que, a largo plazo, va a hacer que acabes metiendo la pata. Por otro lado, el doble juego es siempre un juego sucio y deshonesto: ¿cuánto crees que serás capaz de mantener esa situación?

Aprender a ocultar una infidelidad

Cuando se traspasan las normas tácitas de una relación de pareja manteniendo relaciones con terceras personas, se produce la traición. Este tipo de ‘traición’ es un concepto exclusivo de las culturas monógamas y de quienes las practican, ya que eso de que ‘una pareja son dos’ es algo que se debe coger con pinzas.

Nos encontramos en un contexto en el que las relaciones se han expandido y poco a poco van adoptando nuevas formas. Pero, en el fondo, siempre existen unas reglas para cada juego, y el que no las acepta está transgrediendo la confianza del otro (o de los otros).

En cualquier caso, para quienes se siente cómodos manteniendo esta doble vida, aquí van algunos consejos para aprender a ocultar una infidelidad evitando cinco de los errores más comunes:

1. Mirar constantemente el móvil y hacerlo a escondidas. Tan delator puede ser eso de ‘Cariño, te está sonando el móvil’ y no cogerlo, a marcharse a la cocina diciendo ‘Ah, es un Aprender a ocultar una infidelidadtema de trabajo’. Un teléfono con sobreactividad es un teléfono sospechoso.

2. Demasiadas duchas y a deshora. Quienes tratan de ocultar una infidelidad, de algún modo se sienten ‘sucios’. A veces tratan de deshacerse de lo más oscuro de su conciencia poniéndose bajo la ducha, eliminando esas cargas y, cómo no, el olor a otra persona. Pero ducharse más de lo habitual y a destiempo suele generar bastantes dudas.

3. Cambios drásticos de gustos y de apariencia. No está mal descubrir nuevas aficiones, empezar a vestir de otra manera o cambiar de peinado después de mil años con el mismo corte de pelo. Aunque si no hay un argumento que lo justifique, ¿no te parece un poco raro?

4. Detalles que marcan la diferencia. Cuando una persona que nunca ha sido detallista empieza a hacer regalos a su pareja, el motivo no siempre es sorprenderla sino lavar su propia conciencia.

5. Cambios de contraseña. Ante cualquier duda o sospecha, las parejas siempre acaban tirando del móvil o del ordenador. Cuando de repente todo está protegido por claves que desconoces, ¿no será que hay algo que ocultar?

 

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

1 Comment

  • Ocultar una infidelidad puede ser sencillo hasta que cometes un error que por muy pequeño que sea puede delatarte. Cometer una infidelidad es dañar la autoestima, el amor y la confianza con el otro. Muchas personas aman a su pareja por encima de todo pero les es inevitable cometer una infidelidad. Este tema es algo realmente delicado de tratar y este texto esta muy bien expuesto. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *