Sex appeal ¿Sabes cómo sacarle provecho?

Tu potencial atractivo es mucho más que una cara bonita y unos pechos más firmes que los músicos del Titanic. Conoce mejor tu sex appeal y aprende a manejar esos encantos para tener a quien quieras en la palma de la mano (o en cualquier otra parte del cuerpo).

El atractivo de lo que no se ve

El atractivo sexual o sex appeal es una cualidad difícil de definir. ¿Son los labios carnosos de Angelina Jolie o la boquita de pichón de Salma Hayek? ¿Las caderas de Mariah Carey después del atracón de las Navidades o la cinturita de avispa de Paula Vázquez matándose de hambre en una isla desierta?

Aunque en gran parte se trata de una cuestión de perspectiva, el sex appeal también tiene mucho de proyección: es la sensualidad, la sexualidad y el atractivo que proyectas de ti misma. Un cúmulo de factores que van más allá de los sentidos.

Así se percibe tu sex appeal

Hay tres aspectos que te ayudarán a valorar la imagen que estás dando de ti. Tómate unos minutos para pensar en cada uno de ellos y averigua cuál es tu grado de sex appeal para aprovecharte mejor de ese potencial.

Seguridad

La confianza en una misma es la clave. Paso firme y cabeza bien alta. Que se note que eres una mujer segura de ti misma. No hay nada más sexy que una mujer que que irradia fuerza y carácter.

No hace falta que te conviertas en la ‘sargento de hierro’, pero hazles saber desde el principio, pero no te cortes a la hora de tomar la iniciativa, proponer juegos o hablar de esos temas que parecen vetados para las chicas.

IntrigaSeductora

¿Por qué será que nos gustan tanto los misterios? Porque los seres humanos somos criaturas curiosas e ir desvelando secretos es una actividad que nos encanta. Una buena conversación es mucho más satisfactoria que sólo mirar una cara agradable.

Guárdate siempre un as en la manga. Si se lo sirves todo en bandeja el juego de la seducción pierde su gracia. Lo divertido es columpiarse durante un tiempo en ese sí pero no para generar expectativas que lo mantengan pendiente de cada uno de tus movimientos. ¡Ni Hitchcock hubiera aguantado la tensión durante tanto tiempo!

Lenguaje corporal

Sí, estaba claro. En algún momento tu cuerpo iba a tener que involucrarse en la percepción que tienen de tu sex appeal. Pero atenta, porque no es tanto el físico sino la manera en que lo utilizas para transmitir los puntos que antes mencionábamos.

Parece casual, pero no lo es. La manera en la que te muerdes el labio, ese mechón de pelo cayéndote por la mejilla, el modo en el que pestañeas o la forma en que se mueven tus caderas al caminar. Convéncete: todo en ti esta hecho para seducir.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *