Robotfilia: mi novio es una máquina sexual

Robotfilia

No es la primera vez que en este blog hablamos de sexo desde una perspectiva un tanto futurista. Si hace unas semanas escribía sobre el porno virtual, en esta ocasión el tema se pone aún más serio al hablar de robotfilia. Y es que según algunos investigadores, en 2050 el sexo entre humanos y robots será algo de lo más normal.

Las chicas de mi generación forrábamos las carpetas de clase con fotos de Leonardo Di Caprio, Brad Pitt y Bon Jovi (cuando estuvo de buen año). Ha pasado el tiempo y todos estos macizorros de los 90 ya le han dado la vuelta al jamón dejando paso a una nueva generación de actores paliduchos, mustios y con muy poca sangre (a pesar de sus conexiones vampíricas).

Lo que no me esperaba es que dentro de unas cuántas décadas más el panorama iba cambiar tanto como para que en vez de que nos pongamos juguetones con la belleza humana nuestras fantasías eróticas tengan el rostro de Robocop.

Más intenso que el sexo: robotfilia

A pesar de que todo es así como con muchos cables, microchips, Android, Windows y condensadores de fluzo, los expertos han sido muy claros al respecto: no se atreven a llamarlo ‘robotsexo’ porque aseguran que estas relaciones entre humanos y robots se llevarán también al plano personal.

En su lugar han escogido el témino ‘robotfilia’ que estará mucho más ajustado a esa eventual realidad en la que por tu aniversario tu novio no te traerá sólo una erección de acero y una litrona de Mahou sino que además se acordará del detalle de las flores y los bombones.

¿Te parece una idea surrealista? No lo creas… Eso es porque tú no tienes 30.000 euros en el bolsillo para comprarte una de esas muñecas eróticas hiperrealistas que ya existen en el mercado y que tan pronto con capaces de hacer una felación como de decirte el peso atómico del Rutherfordio.

Pero vamos, que la teoría ésta de tener una pareja de cables y fibra de carbono no es tan descabellada. Muchas ya hemos tenido parejas de cartón piedra, así que debe de ser una evolución natural. David Levy, experto en inteligencia artificial, recoge estas hipótesis en su libro Amor y Sexo con robots, una obra que en el futuro podría estar a la altura del Kamasutra. Y su conclusión es que en sus relaciones con este tipo de robots los humanos no sólo buscarán el placer sexual sino una relación mucho más íntima.

Ventajas de tener un novio robotNovio robot

Ya os habréis dado cuenta de que yo soy muy de ponerme a fantasear en seguida con estas cosas y he de confesar que la idea no me ha parecido del todo mal. Lo de tener un novio robot tiene sus ventajas:

  • No se tira pedos ni le huelen los pies (¡y tampoco puede oler los tuyos!).
  • No te va a dejar colgada para irse al bar con los amigotes (si acaso, es posible que te pida unos chupitos de 3 en 1).
  • Sus erecciones siempre van a ser rígidas y vienen con vibración de serie (¡faltaría más!).
  • Puede hacer más de dos cosas a la vez (en el futuro se obran los milagros).
  • Podéis compartir el lubricante (yo te doy cremita, tú me das cremita).

Estoy segura de que muchas de vosotras no veis la hora de que llegue ya el 2050… ¡Paciencia chicas!

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *