Quickie: 15 segundos que dan mucho de sí

Quickie

Ahora lleva un nombre en inglés para parecer más moderno, pero esto del sexo  en 15 segundos es más viejo que la picor. Habrá quien piense que el quickie no debe de tener nada de satisfactorio, pero lo cierto es que es algo que practican cada vez más parejas.

El sexo relámpago se ha puesto de moda

Eso de que las cosas cocinadas a fuego lento son más sabrosas habría que revisarlo. A tenor de lo que ha revelado un reciente estudio sobre excitación, una de las prácticas sexuales que más se ha incrementado en el último año es la del sexo relámpago.

Popularmente conocido por su nombre en inglés, el quickie es lo que en castellano viene siendo el rapidito de toda la vida. Un tipo de sexo que según los expertos no tiene por qué durar más de 15 segundos y que sin embargo ofrece todas las ventajas de una relación íntima mucho más duradera.

Sexo rápido¿Es posible practicar sexo en 15 segundos?

Hablar de tiempo y sexo es siempre una cuestión controvertida. Los números y el erotismo nunca se han llevado del todo bien, porque lo que para unos resulta algo completamente normal, para otros puede suponer el origen de un complejo.

Así que en lugar de números (por ejemplo, en cuanto a tamaños o capacidad de aguante), hablemos de cuestiones cualitativas y no cuantitativas. ¿Sabías que el chimpancé tarda sólo 3 segundos en consumar el acto sexual? Siendo una especie animal que se parece tanto a la humana, por qué iba a haber diferencias tan grandes en lo que a relaciones sexuales se refiere?

Esto nos lleva a un pensamiento muy científico: esto del tiempo es relativo. Con un alto grado de excitación y sabiendo tocar los puntos adecuados, esos 15 segundos que dura el quickie pueden dar mucho de sí. Y si no te lo crees, te animo a que lo pruebes. Una de sus principales ventajas es que ayuda a liberar endorfinas y por lo tanto a deshacerte del estrés en un tiempo récord.

Quickie: el sexo  preferido por las mujeres de menos de 35

Es en cuestiones de género donde la cosa parece complicarse un poco. Este estudio sobre la excitación y los encuentros sexuales se realizó con una muestra de 500 personas, hombres y mujeres. ¿Hacia qué lado crees que se decantó la balanza del quickie?

Aunque parezca mentira, son las mujeres las más conformes con esto del rapidito. Hasta un 30% de las féminas encuestadas aseguraron disfrutar mucho con este tipo de relaciones sexuales y preferirlas incluso al sexo lento.

Por el contrario, sólo un 20% de los hombres se mostró conforme con el sexo al estilo ‘aquí te pillo, aquí te mato’. Siempre se ha dicho que las chicas lo tienen más complicado para llegar al orgasmo si no hay unos buenos juegos preliminares  porque en ese calentamiento de motores está la esencia del placer. Sin embargo, cuando la excitación es tal que no se puede contener, parece ser que a un 30% de las mujeres les basta con esos 15 segundos de sexo para darse por satisfechas.

¿Qué pasa con los hombres? ¿Por qué en este caso en concreto están en minoría? Es posible que nos hayamos precipitado demasiado al creer que todos los chicos están listos en un cuarto de minuto. Ellos también necesitan sus preliminares para alcanzar un orgasmo satisfactorio y el hecho de tener una erección firme y palpitante no siempre es sinónimo de que están a puntito de llegar al clímax.

El sexo rápido por edadesEl tiempo para el sexo

Hay quienes necesitan algo más de 15 segundos para darle al cuerpo lo que éste les pide, pero ése no es el caso concreto de las mujeres de menos de 35 años, pues es en esta franja de edad cuando empieza a proliferar el gusto por las relaciones sexuales rápidas. Quienes practican el quickie aseguran haberse iniciado en esta tendencia entre los 18 y los 35 años, y es precisamente a esta edad cuando más intensamente se disfruta.

No se trata, sin embargo, de algo tan casual. Basta con tener en cuenta que con menos de 35 un alto porcentaje de las mujeres no ha encontrado aún una relación sentimental estable, por lo que aún no busca en el sexo esporádico esa conexión más íntima a la que se aspira cuando se está en pareja. El desconocimiento del otro durante el coito tiene un factor de emoción que resulta muy erótico y excitante y la mujer ha aprendido a sacarle mayor partido a esta situación para que el quickie sea todo un triunfo.

Lo mejor es no limitar el sexo a una sola práctica

Aunque hace apenas unos meses algunas investigaciones destacaran que el sexo lento (conocido popularmente por su nombre en inglés, slow sex), parece ser que en cuestión de gustos y de preferencias sexuales lo mejor es no adoptar posturas demasiados radicales.

Y es que mientras unos encuentran en la calma y el sosiego toda una fuente de excitación, los hay que prefieren la fogosidad de un instante de combustión que les ponga a mil y les devuelva a la tranquilidad en cuestión de segundos.

Ante este panorama no resulta complicado llegar a la conclusión de que lo más recomendable es elegir el tipo de sexo en función de las circunstancias. Si lo que buscas es placer, simplemente trata de alcanzar esa meta con todas las herramientas que tienes a tu disposición.

a alternancia de encuentros sexuales hiperbreves con otros más prolongados puede ser una manera estimulante de darle a tu vida íntima ese puntito de novedad que todos necesitamos para salir de la rutina. Sólo con tener la certeza de que el coito no tiene por qué ser siempre igual, ni en cuanto a duración ni en cuanto a posturas, ya estarás saliendo de lo cotidiano y evitando convertir la hora del placer en un guion que ya te sabes de memoria.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *