Qué difícil es hacer el amor…

Hacer el amor

¿Recuerdas aquella canción de Los Inhumanos? Desde luego que tenían mucha razón. Qué difícil es hacer el amor en un Simca 1000. Bueno, en general en cualquier coche. Porque a menos que te conozcas unos cuantos truquis como los de este post, la cosa se puede complicar bastante.

Todos y cada uno de los juegos eróticos requieren su técnica. Da igual que te hayas comprado uno de esos coches en los que te cabe un equipazo de sonido que ni el Pacha Ibiza, el equipaje para dar la vuelta al mundo tres veces, tres niños, la abuela, dos perros y hasta un sistema de entretenimiento a bordo que ya quisiera tu cuñado en su casa. ¡Qué difícil es hacer el amor en un coche!

El automovilismo es incompatible con la pasión

No te dejes engañar por las películas ni por esas escenas súper románticas de parejas en lo alto de una colina mirando la ciudad justo antes de lanzarse a hacer el amor en el coche porque no tienen nada de real. Y es que lo que no te cuentan es lo que viene después. Ese momento ente incómodo y absurdo de ‘¿En qué asiento será mejor seguir con el rollo?’ y en el que la mayoría de las veces todos cometemos el error de irnos al sitio equivocado: el del conductor. Claro, porque encima que somos dos es súper cómodo tener un volante clavándosete en los higadillos todo el rato…

¿Y lo de ir al asiento trasero? ¿A nadie se le ocurre? Porque mira que hay espacio, pero para qué, si es mucho más divertida la parte de adelante, con toda su estrechez, palancas y botones para despacharse uno a gusto. En fin, que en los momentos de calentón es cierto que nos volvemos un poquito espesos, así que es mejor que estas situaciones se nos presenten con la tarea ya aprendida para simplificar un poco las cosas. Que al fin y al cabo estamos hablando de hacer el amor, ¡no de acelerar partículas!

Hacer el amor en el coche tiene su truqi

Vamos con unas posturitas sencillas e inteligentes para no dejar pasar de largo la oportunidad de disfrutar de un agradable encuentro sexual en el coche:

1. Amantes perezosos: es la cuchara de toda la vida pero en plan oso amoroso, bien apretaditos. Más que nada por cuestiones de espacio, ya que el asiento trasero no da para mucho más. Y Amor en el cochecomo tengas un novio nórdico más que una cuchara la postura acaba pareciendo una varilla batidora. Son las inconveniencias del sexo en el coche.

2. ¡Da la cara!: esta es una de las más excitantes. Porque si algo tiene el sexo automovilístico es que resulta muy erótico. Elige el asiento bueno (¡el del copiloto!) y siéntate cara a cara sobre tu chico. Ya te las ingeniarás para moverte en la medida de lo posible, pero sabes que de ahí no se te escapa.

3. Transformers total: ¿y si cambiamos la distribución del coche? Abre un poco de espacio. Abate hacia delante el asiento del copiloto y sienta a tu chico en el asiento trasero. ¿A que hay mucho más espacio para hacer travesuras? (Nota: postura sólo apta para modelos de vehículos compatibles. Abstente de practicarla con el coche que de tercera mano que te compró tu padre hace cuatro navidades porque acabarás sin coche y en Urgencias).

4. Compartiendo asiento: en los vehículos de espacio muy reducido lo más cómodo es desplazar el asiento del copiloto hacia atrás y compartir los dos el sitio. La chica se sienta encima del chico y por economía espacial coloca las piernas entre las piernas de éste. No es la postura más cómoda del mundo pero os servirá para ir tirando hasta que tengáis para compraros el todoterreno.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *