Posturas para el sexo oral, ¡conócelas!

Posturas para el sexo oral

A la hora de hablar de posturas sexuales para incrementar el placer durante las relaciones en pareja acostumbramos a limitarnos tan solo a aquellas que están relacionadas con la penetración. Sin embargo, hay todo un extenso catálogo de posturas para el sexo oral que deberías descubrir para convertirte en un amante sobresaliente.

Utilizar la boca para ir calentando motores

A pesar de que no nos cansamos de repetir lo importantes que son los juegos preliminares, todavía son muchas las parejas que consideran la penetración como la consecución de cualquier relación sexual.

Es un error muy común pensar que el máximo placer de un encuentro de pareja se produce en este momento, cuando hay muchas otras fases del sexo que resultan tanto o más satisfactorias que la penetración vaginal o anal.

Aparte de los masajes, las caricias y los infinitos juegos que se pueden practicar durante estos calentamientos, no debemos perder de vista el sexo oral y todas las posibilidades de diversión que pueden ofrecerte sus múltiples variantes.

Sin embargo, en este punto nos encontramos con algo bastante curioso y es que, aunque los placeres de este tipo de prácticas son por todos conocidos, lo cierto es que no se suele hablar demasiado de posturas para el sexo oral.

¿Por qué no se habla tanto de posturas para el sexo oral?

Existe una creencia bastante extendida de que tanto para las chicas como para los chicos no hay nada más satisfactorio que el sexo oral, pero no deja de ser una afirmación un tanto relativa. Y es que ya hemos comentado en varias ocasiones que sobre sexo no hay nada escrito y aquello que para unos es súper excitante a otros les puede resultar incluso desagradable.

Sexo oral masculinoEl sexo oral es un ejemplo de esto. De algún modo se puede entender que utilizar la boca para provocar placer en otra persona es una práctica incluso más íntima que utilizar las manos o los genitales. En cualquier relación sexual el hecho de que exista un alto grado de conexión entre dos personas hace que el placer se intensifique. ¿Has alcanzado ese nivel con tu pareja?

Parece ser que con el sexo oral no sólo se trata de una cuestión de intimidad y de confianza sino de prejuicios. Ni la felación ni el cunnilingus se quedan al margen de estas reticencias que para muchos pasan de largo pero que muchos otros interiorizan y asimilan como algo sucio o de lo que avergonzarse.

Otro aspecto curioso es que, a pesar de que está demostrado que el sexo oral en las mujeres es incluso más placentero que en los hombres, las chicas no se lo suelen pedir a su pareja. Es principalmente por un tema de higiene que preocupa enormemente a las mujeres y que en ocasiones las hace sentirse un tanto inseguras con su anatomía. Está claro que mujeres y hombres tienen diseños anatómicos muy diferentes y el hecho de que el placer femenino esté algo más escondido entre las piernas genera algunas dudas: ¿olerá? ¿Le gustará? ¿No es un poco raro estar con la cabeza ahí metida?

Lo más habitual es que el hombre no tenga ningún reparo en ello. El flujo femenino es algo tan natural como los fluidos masculinos y no hay que olvidar que a mayor excitación, mayor lubricación. Así pues, el hacer que la situación sea cómoda, que las parejas se olviden de la vergüenza y que el encuentro sea placentero en todos los sentidos es un compromiso que debéis asumir los dos para que la cosa funcione.

Por eso antes de pensar en posturas para el sexo oral lo primero es trabajar en este ambiente, averiguar qué es lo que os gusta y cómo os gusta para luego empezar a darle forma con esas posiciones que os resultarán tan placenteras.

No te cortes y pide por esa boquita

Cuando hayas alcanzado ese nivel de confianza, poner en práctica estas posturas para el sexo oral no sólo te resultará muy placentero sino liberador. Te encantará pedírselas a tu pareja. Verbalizar el deseo siempre es algo muy erótico en todas las relaciones sexuales, sobre todo cuando sabes que tus deseos se van a hacer realidad.Sexo oral femenino

1. El amante volador: la chica se tumba boca arriba con la cabeza apoyada en el borde de la cama y el chico, de pie, se acerca hasta ella. Asiéndolo por las nalgas ella puede controlar la profundidad de la felación que le realiza mientras que él se puede recostar sobre su pubis y hacer lo propio. Es una agradable evolución del clásico 69.

2. La cueva del placer: no hay nada mejor para un cunnilingus profundo que esta postura. Recostada boca arriba sobre la cama la chica lleva las rodillas al pecho y el chico, arrodillado en el suelo frente a la cama, se aventura a descubrir los secretos que ella esconde entre las piernas.

3. El circo del Sol: en un nivel de sexo oral más avanzado encontramos posturas tan estimulantes como ésta. Todo lo que necesitas es contar con un sofá que soporte bien el peso de los dos (uno encima del otro) porque esta postura tiene su truco. El chico se tumba boca arriba apoyando las piernas sobre la parte trasera del sofá y el tronco en la parte en la que habitualmente te sientas (es decir, como si sentara al revés). La chica (también sobre el sofá pero mirando en dirección opuesta al chico) coloca una pierna en cada costado y se agacha sobre el cuerpo de su pareja hasta que su boca quede a la altura del pene y su vulva a la altura de la boca de su amante. A ver qué dura más, si el placer o el equilibrio.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *