Palabras que excitan. ¿Es lo tuyo?

Palabras que excitan

No a todo el mundo le pone eso de practicar sexo y hablar. Hay amantes tan silenciosos que apenas si los oyes respirar. Otros en cambio son de los que parecen que se han tragado la versión de tapa dura de 50 Sombras de Grey y están sembrados con sus comentarios… Y a ti, ¿qué palabras son las que más te excitan?

El vocabulario del amor no es una ciencia exacta

Los que van de poetillas la verdad es que me sacan un poco de quicio. A mí es que la cama nunca me pareció el lugar más apropiado para recibir la visita de las musas. Al menos no la de las musas recatadas, en plan Shakespeare in love. Que sí, que lo del romanticismo está muy bien, pero es que nunca es como en las películas. Y además, seamos sinceros: acaba empalagando unpocobastante.

En cambio hay palabras que excitan porque se escapan un poco de nuestro vocabulario habitual. Para que nos entendamos: palabras un poquillo… cochinotas. Sí, vamos a decirlo así. Ese tipo de cosas subiditas de tono que no vas diciendo en situaciones normales porque estarían fuera de lugar pero que, en la pasión del momento pueden ser un auténtico bombazo. Para tener éxito lo más importante es conocer bien el terreno y sentirte cómoda con lo que estás haciendo. Si no tienes estos dos puntos claros no vale la pena forzar la situación porque el resultado puede tener el efecto opuesto.

¿Te la quieres jugar con palabras que excitan?

Precisamente ésa es una parte de la excitación, el relativo riesgo que corres al dejar tan al descubierto tus sentimientos, tus instintos, tu parte más salvaje. Probablemente la primera vez que se te ocurra soltar alguna de estas cosas tu pareja se quede un poco flipando si no acostumbras a ser tan pasional en tus relaciones íntimas. ¡Y eso es súper excitante! Porque con una combinación de fonemas estarás consiguiendo mucho más que con masajes, lubricantes, juguetes o posturas imposibles.

Es algo que ya hemos comentado en este blog en muchísimas ocasiones: la imaginación es el arma erótica más poderosa. Una de las principales ventajas del lenguaje frente a otro tipo de Palabras excitantesaccesorios eróticos es que es inagotable. Vas a encontrar mil maneras de darle uso con lo que, si te lo montas bien, el factor sorpresa siempre va a estar presente.

Consejos para poneros a tono con unas simples palabras

Aquí tenéis algunos trucos para utilizar las palabras que excitan como si fueran bombas de racimo. Una guerra erótica para dejar el campo de batalla sembrado de erotismo y pasión.

1. La técnica Hitchcock: conviértete en el rey o la reina del suspense y comenta qué es lo que estás a punto de hacer. “Ahora te voy a tocar aquí”, “ahora te voy a morder allá”, “ahora te voy a lamer esto”. Por supuesto, no lo hagas de manera inmediata. Hay que saber jugar con el tiempo…

2. Técnica glotón: por si acaso, siempre pide más. De lo que te guste, claro. “Más fuerte”, “más duro”, “más profundo”… No te cortes un pelo. Si lo estás disfrutando, ¿por qué te ibas a callar la boca?

3. Técnica cuentacuentos: “Había una vez una niña muy mala a la que le gustaba mucho jugar…” seguro que se te ocurren mil manera de continuar la historia con frases de lo más picantes.

4. Técnica supercochina: todo lo que has visto en las pelis porno y nunca te atreviste a decir, ¡este es tu momento! Desde “Dame toda tu leche” hasta el tradicional “Cómemelo todo”, hay una lista inagotable de expresiones para parejas que no se sorprenden con nada.

5. Técnica otorrinolaringólogo: la he llamado así porque implica ejercicios de oído y de lengua. Utiliza todo el vocabulario que quieras pero asegúrate de que se lo sueltas al oído, susurrado cálidamente y con mordisquitos o ligeros lametones con la lengua en el lóbulo de la oreja.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *