Orgasmo vaginal: un desconocido para la mayoría de las mujeres

Orgasmo vaginal

¿Existe o no el orgasmo vaginal? Aproximadamente el 80 % de las mujeres que lean este artículo jamás habrán experimentado este tipo de clímax. Eso no quiere decir que el orgasmo vaginal sea un mito y te vamos a explicar algunos trucos para que tú también puedas disfrutar de él.

¿Por qué hay tanta desconfianza con respecto a su existencia?

No es uno de los placeres más comunes, eso es verdad. El orgasmo vaginal parece ser una experiencia sensual reservada a un número de mujeres tan limitado que no es de extrañar que muchos incluso se hayan cuestionado su existencia. Pero es que esto del orgasmo femenino no es nada fácil y, cuanto más se investiga, más particularidades se descubren.

Orgasmo femeninoLo único que parece claro en todo este tema es que las mujeres sólo pueden experimentar el clímax siempre y cuando sus órganos eréctiles sean correctamente estimulados. Estos es, pueden desarrollarse todo tipo de prácticas eróticas (cunnilingus, masturbación, coito vaginal o anal…) pero lo que nunca puede faltar es la estimulación clitorial, aunque ésta se limite a emplear un dedo para masajearlo suavemente. En base a estas afirmaciones, el orgasmo vaginal en sentido estricto no existe como tal. Pero sí es posible incrementar el placer durante el coito más allá de la estimulación del clítoris.

Orgasmo vaginal y orgasmo clitorial: sembrando la confusión

Entre algunos de los problemas que existen a la hora de determinar el tipo de orgasmo que se experimenta es el del mal uso del lenguaje. Desde el Departamento de Biología de la Universidad de Florencia (Italia) los científicos señalan que la terminología utilizada para referirse a la estimulación femenina está casi siempre mal empleada.

Estos expertos son de la opinión de que el orgasmo vaginal no existe como tal y es sólo producto de una mala utilización del lenguaje. Por ejemplo, el ‘clítoris interno’ no es una realidad anatómica femenina. Todo el clítoris es un órgano externo formado por un glande con su cuerpo y sus raíces. Así pues, la vagina no tiene ninguna conexión con el clítoris y el denominado Punto G no está situado en ésta sino en la uretra.

Los investigadores coinciden en este aspecto: todos los orgasmos femeninos son orgasmos clitoriales. Eso sí, dentro de estos puede haber muchos matices y es por eso que algunas mujeres identifican esas variables como orgasmos vaginales. Así que no te agobies: es muy extraño eso de que una mujer llegue a experimentar un orgasmo sólo con la penetración, por mucho que el cine y la literatura erótica hayan tratado de hacernos creer lo contrario.

El orgasmo vaginal no se limita a la penetración

Ahora que ya sabes que los expertos han concluido en eso de que el orgasmo vaginal no es un mito pero sí es producto de un lenguaje mal utilizado, vamos a ahondar un poco más en la cuestión. La culminación de placer femenino se puede enfocar desde numerosas perspectivas, pero todas ellas conducen, tarde o temprano, a la estimulación del clítoris, así que es algo que no debes pasar por alto, ni siquiera si lo que deseas experimentar es ese mal llamado orgasmo vaginal.

Alcanzar el clímax de este modo no es más que la consecuencia de una estimulación indirecta de otras zonas erógenas, fundamentalmente el clítoris. La penetración tiene un mayor protagonismo, pero no es el motor principal del placer en ninguna mujer. En este sentido, es de destacar cómo la pornografía sigue condicionando las relaciones sexuales entre hombres y mujeres al dar por hecho que un pene en una vagina es sinónimo de placer.Orgasmo mujeres

Con todo, sólo un 20 % de las mujeres asegura ser capaz de sentir estas descargas de placer también en el interior de la vagina. ¿Son ellas más especiales que ninguna de nosotras? No, pero sí están física y mentalmente más predispuestas a tener este tipo de experiencias. ¿Te gustaría saber cómo lo consiguen? Pon en práctica algunas de estas técnicas y en muy poco tiempo tú también tendrás orgasmos más intensos y cercanos a esos que popularmente se conoce como orgasmo vaginal:

1. Proponte una rutina de ejercicios Kegel. Trabajar la musculatura de la vagina la hace más flexible, favorece a la lubricación y consigue que las penetraciones sean más agradables.

2. Practica el ‘doggy style’ o la posición del perrito. Es una de las posturas más cómodas para estimular de manera más profunda determinadas zonas de la vagina.

3. Levanta las caderas mientras tu pareja te penetra practicando el misionero. Para que te hagas una idea de cómo funciona esta técnica, imagina que estás empujando el ombligo hacia el techo.

 

Si lo del orgasmo vaginal (o pseudorgasmo vaginal) es un tema controvertido, más aún lo son las técnicas existentes para alcanzarlo. Así que, si alguna vez has experimentado algo parecido o si tienes algún truco infalible para vivir el clímax de manera más intensa, ¡compártelo en este blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *