Muñecas de compañía terapéuticas

Muñecas de compañía

El negocio de las muñecas de compañía está en auge. Las tradicionales muñecas hinchables han ido dando paso a toda una nueva industria del placer en la que el realismo y la sensualidad de un cuerpo sintético con curvas femeninas se pagan a precio de oro. Pero no es sólo estimulación sexual lo que buscan quienes recurren a ellas. Éstas son muñecas de compañía terapéuticas. En España incluso existe un burdel para que te diviertas con ellas.

Una ayuda para afrontar la inseguridad, el miedo o la soledad

¿Sabías que en países como Japón un 40% de los jóvenes solteros son vírgenes? No es sólo una cuestión de que la cultura nipona sea un tanto comedida en lo que a las relaciones íntimas se refiera. Es que el tema del sexo con otra persona cada vez interesa menos a la muchachada y así va el tema. Como no espabilen les pasa como a Steve Carrell en Virgen a los 40.

En cambio las nuevas tecnologías y las cosas un tanto frikis son algo que les vuelve locos. Y si mezclamos todo esto para hacer un juguete erótico realista y sensual el resultado va a ser todo un éxito. Por eso las muñecas de compañía tienen tanto éxito en el país del sol naciente. Son la compañía perfecta para una de tantas noches solitarias y el juguete ideal para fardar con tus amigos de estar a la última. No debería extrañarnos que dentro de nada se les cobre entrada en los karaokes.

Muñecas para paliar disfunciones sexuales

Pero estas muñecas son mucho más que un objeto de compañía o de placer erótico. Tal como advierten los sexólogos, este tipo de artículos es muy útil en personas que por motivos de discapacidad funcional o intelectual son discriminadas desde el punto de vista sexual y no pueden satisfacer estas necesidades naturales con otra persona.

Las muñecas de compañía terapéuticas representan en estos casos una alternativa eficaz para tener acceso a una experiencia sexual completa que, aunque pase por alto el importante factor afectivo, sigue resultando muy placentera y estimulante desde el punto de vista físico.

Sex doll

En España ya existe un prostíbulo de muñecas de compañía

Junto al auge de todos estos nuevos productos de índole sexual con aspecto tan realista ha ido creciendo otro mercado paralelo, el de la oferta de servicios con juguetes sexuales. Uno de los hechos que más me ha llamado la atención al respecto ha sido descubrir que en pleno centro de Barcelona existe un burdel de muñecas sexuales.

Sí, sí, como lo oyes. Se abrió a comienzos del mes de marzo con cuatro muñecas de silicona de rasgos de diferentes nacionalidades. Los precios por pasar un rato con ellas oscilan entre los 100 y los 200 euros (depende de si estás 40 minutos, una hora o dos horas) e incluso puedes pasar la noche con ellas o dejar que tu pareja participe en el juego. El servicio incluye todo tipo de lubricantes, la posibilidad de elegir el vestuario de tu acompañante y un televisor para ver porno.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *