Claves del método Karezza para recuperar la pasión

Método Karezza

El clímax no tiene por qué ser el único objetivo de una relación íntima. Con el método Karezza descubrirás que en el sexo hay muchos otros placeres sensuales igual de intensos, igual de excitantes y con el mismo potencial a la hora de reavivar la llama de vuestra pasión.

¿De dónde surge el método Karezza?

Como método en sí estas prácticas existen desde siempre sólo que la pareja formada por Marnia Robinson y Gary Wilson se encargó de darles forma y nombre a raíz de la publicación de su libro.

En esta obra recogen todo tipo de experiencias de pareja para mostrar la importancia de los lazos afectivos en las relaciones íntimas. Es decir, se aborda el sexo y todos los beneficios que éste reporta a la pareja sin perder de vista la perspectiva sentimental y en algunos casos espiritual del asunto. Por este motivo se denomina método Karezza, que es una variación del término italiano ‘carrezza’, que significa caricia.

Placeres de la vida KarezzaUn tipo de sexo que rechaza el orgasmo como meta

Seguro que muchos piensan que esto es una verdadera aberración, pero lo cierto es que cada vez están surgiendo más tendencias eróticas en las que el punto de mira de las relaciones sexuales no se pone en la consecución del clímax.

Para Robinson y Wilson hay mucho más de placer y de excitación en lo que sucede entre los amantes sin necesidad de llegar al orgasmo, simplemente con disfrutar de su intimidad, de su compañía y de la libertad que supone estar en compañía de alguien de un modo tan cercano sin la presión de tener que alcanzar una meta.

Es así como el sexo, además de resultar placentero, es una práctica curativa desde la que se puede tratar numerosas patologías desde la disfunción eréctil hasta el vaginismo e incluso la propia adicción al sexo, aseguran los autores de este libro.

Puesta en marcha del método Karezza

El comienzo de este plan de renovación erótica tal vez te resulte un poco contradictorio y es que lo que propone este libro es que durante las dos primeras semanas del método Karezza no mantengas relaciones sexuales con tu pareja. ¿Cómorrrrrr? Sí, sí, como lo estás leyendo.

Lo primero va a ser llevar a cabo una serie de ejercicios para hacer el amor sin hacer el amor. No os pongáis demasiado dramáticos que ya veréis cómo este período de abstinencia tampoco es para tanto y da mucho más de sí de lo que os podéis imaginar. Es el momento del contacto sensual: las caricias, las palabras, los besos, los abrazos. Incluso el baile. Bailar juntos es una práctica que ayuda mucho a intimar y a estrechar los lazos de vuestra relación.

¿Habéis conseguido superar la prueba? Muy bien, la cosa funciona de maravilla, porque ahora ya podemos pasar al sexo. Sexo con Las caricias en el método Karezzapenetración, el de toda la vida. Eso sí, sin pensar en el orgasmo, ¿eh? Que no se os olvide que esto del método Karezza va de olvidarse de presiones y de objetivos.

Un truco para ello es buscar posturas que resulten estimulantes y os permitan tener un contacto muy íntimo y duradero durante vuestras relaciones. Así que volvemos a un clásico infalible: la cucharita. Podéis experimentar con otro tipo de posiciones sin olvidar nunca que cuestiones como el tiempo, la respiración y el contacto físico son imprescindibles.

Seguramente este método te esté resultando bastante similar al de las enseñanzas tántricas y es cierto que en muchos aspectos se define por ese mismo concepto de compañerismo espiritual. Pero lo más revolucionario es que se trata de un método que contempla por igual las necesidades de hombre y mujer, algo que ya planteaba de manera innovadora la médico estadounidense Alice Bunker Stockham, vedadera creadora de este término allá por finales del siglo XIX cuando se aventuró a publicar el libro Karezza, la ética del matrimonio.

Hasta entonces el sexo tántrico y la espiritualidad de la sexualidad se habían entendido esencialmente como la contención del orgasmo por parte del hombre. Stockham aborda estas necesidades de unión de la pareja desterrando viejos mitos acerca del clímax y proponiendo nuevos métodos de complicidad. ¿Te atreves a probarlos?

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *