Los sueños eróticos: su significado

Los sueños durante siglos han llamado la atención y han sido analizados para vislumbrar el verdadero significado que poseen. En la antigüedad, los reyes solicitaban servicios a los magos o adivinos para que le asignaran una valoración o inclusive eran tomados a modo de premonición. En la actualidad, con el avance de la ciencia sabemos que nada de esto es así, ya que Sigmund Freud echó luz sobre el significado de los sueños.

Con el advenimiento de la modernidad surgen las nuevas ciencias que venían a explicar las nuevas problemáticas que surgían dentro de la sociedad del siglo XIX. La aparición de los Estado Nación y las implicaciones de lo que eso significaba en la cultura, política, economía y sobre todo en lo social, hace que las nuevas teorías vengan a echar luz sobre el oscurantismo de la Edad Media. La Modernidad replanteó las teorías que explicaban el mundo, por lo tanto, se comienza a cambiar la perspectiva con la que se observa al nuevo mundo que comienza a resurgir. De este modo, la Teoría Psicoanalítica vino a romper con el egocentrismo que poseía el Hombre sobre sí mismo y sobre su existencia.

Un poco de recorrido sobre el Psicoanálisis

Sigmund Freud, conocido como el padre del psicoanálisis, fue un médico austriaco dedicado a las enfermedades mentales que al no tener un resultado óptimo en sus pacientes, buscó una solución más eficaz para poder curar a sus pacientes que padecían de síntomas extraños para la época. Asimismo, Freud a través de su Teoría Psicoanalítica, plantea las diferentes instancias que conforman la psiquis del Hombre y la existencia de un inconsciente que él no podría manejar.

Freud plantea que el Hombre tiene acceso al inconsciente a través de los sueños, los actos fallidos y los chistes. Y son justamente, los sueños eróticos los que dejan expuestos los deseos más ocultos que se poseen. Durante la vida diurna, el deseo, está regidos por el principio de realidad, en donde la satisfacción no toma el camino inmediato, sino que el placer se posterga por las implicaciones del mundo exterior. En cambio, durante la vida nocturna, en el sueño, el inconsciente se manifiesta revelando los deseos sexuales que están ocultos para el consciente. Pues la represión que existe durante el día ceden a los impulsos sexuales durante el sueño.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *