Los mejores sustitutos del sexo

¿En serio hay algo en el mundo que pueda sustituir el sexo? Seguro que muchos de vosotros lo habéis comprobado en vuestras propias carnes. Pero para los que no lo tenéis todavía tan claro, aquí tenéis algunos ejemplos de los que se consideran los mejores sustitutos del sexo. No estaría mal tenerlos a mano, sobre todo en épocas de sequía.

Una necesidad fisiológica como cualquier otra

Por mucho empeño que le eches, qué quieres que te diga: cuando la suerte no se pone de tu parte es posible que te pases días, semanas e incluso meses (¡esperemos que no!) sin comerte un colín. Lo de no tener la opción de practicar sexo con otra persona puede convertirse en algo verdaderamente trágico y frustrante, sobre todo cuando el cuerpo te pide fiesta.

No es una actividad accesoria de la que sea tan sencillo prescindir. Practicar sexo y hacerlo con cierta frecuencia, es una necesidad fisiológica cuya inhibición tiene serias repercusiones en la salud a nivel físico y emocional. Así que eso de estar a dos velas no es ninguna broma: puede afectarte, y seguramente en algún momento has sufrido algunas de las consecuencias más habituales de no tener relaciones íntimas.

AbstinenciaOtras opciones para suplir la falta de sexo real

A ver, que no eres la única persona del mundo que se ha visto en una situación así. Si no tienes pareja estable, lo de encontrar a alguien con quien compartir unas horas de intimidad para apagar ese fuego que te quema por dentro, se puede complicar. ¿Vas a renunciar por ello a los placeres del sexo?

Antes de mostrarte un listado con los que, según las encuestas, son los mejores sustitutos del sexo, te invito a que hagas un ejercicio de reflexión. O mejor aún, ¡un ejercicio de acción! Porque parece mentira que en pleno siglo XXI me estés diciendo que para llegar a un orgasmo espectacular necesitas a una persona de carne y hueso.

Precisamente éste es el momento más idóneo para disfrutar del sexo en solitario y sin ataduras. Lo tienes todo de tu parte. No dejes que tus aspiraciones al placer se trunquen por algo tan banal como no haber llegado a esa conexión tan íntima con esa otra persona. Por supuesto que se pierden algunas cosas importantes (el afecto, el contacto piel con piel, la emoción…). Pero, estrictamente hablando, ese momento final en el que alcanzas el clímax es exactamente el mismo.

¿A qué me estoy refiriendo? Al uso de juguetes eróticos con los que mejorar notablemente la calidad de la masturbación. Los tienes grandes, pequeños, realistas, vibradores, de formas y colores que jamás habrías imaginado e incluso lo suficientemente inteligentes para recordar qué es lo que más te gusta y cómo te gusta. Vamos, que a estos accesorios sólo les falta hablar. No te lances a buscar sustitutos del sexo sin probar antes estas atractivas alternativas.

Los 5 mejores sustitutos del sexo

Si has llegado a ese punto trágico en el que no tienes a ninguna persona con la que practicar sexo y tampoco estás por la labor de montártelo en solitario (una decisión muy poco acertada), aquí tienes un listado de actividades, alimentos e ideas que, en un momento determinado, podrían resolverte la papeleta.

1. Dedícate a otros placeres sensuales. A ver, que para relajarse no es requisito imprescindible llegar al orgasmo. Un baño de burbujas, una jornada en el spa o un tratamiento corporal también te pueden ayudar a liberar toda esa tensión que acumula tu cuerpo por no tenerlo al día con sus necesidades sexuales.

2. Pégate un atracón de chocolate. Suena a tópico, pero algo dulce te ayudará a mantener el tipo en estos momentos tan complicados. Esta excepcional fuente de feniletilamina mantendrá entretenido a tu cerebro asimilando la producción de sustancias químicas que se traducen en felicidad inmediata. Eso sí, si no quieres que la falta de sexo se transforme en un aumento considerable de peso, pásate al chocolate negro, con al menos un 70 % de cacao.

3. Y hablando de estar en forma. ¿Por qué no dedicas ese tiempo a cuidar de tu cuerpo? Cuando haces ejercicio el cuerpo descarga adrenalina y se pone en marcha en la producción de endorfinas, las populares ‘hormonas de la felicidad’. Ya que no tienes la suerte de pasar más tiempo haciendo ejercicios aeróbicos entre las sábanas, al menos sal de casa y corre, salta, baila, ¡diviértete! Puede ser una actividad más provechosa que practicar sexo con un pésimo amante.

4. Ponte guapo. Sí, es el momento de que te tengas más en cuenta a ti mismo. Regálate unas horas para cuidar tu aspecto, cambiar de peinado, hacerte la manicura o salir de compras. No hace falta que tires la casa por la ventana, pero está demostrado que pequeños cambios como estos ayudan a mejorar el autoestima. Y a lo mejor es eso lo que te hacía falta para tener sexo con más frecuencia.

5. Aprovecha para ligotear. ¿Ya lo has dado todo por perdido? Pues ya sabes lo que dicen, que si la vida te da limones, haz limonada. Estás libre, te sientes bien, has logrado relajarte y realmente ya no sientes esa necesidad imperiosa de practicar sexo con otra persona. Así que, sencillamente, ¡dedícate a disfrutar! Flirtear sin sentir la presión de que tienes que alcanzar un objetivo determinado te hará sentir mucho más libre, más seguro y, por qué no, mucho más sexy.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *