Formas de disfrutar del sexo en verano a pesar del calor

Sexo en verano

Con la subida de las temperaturas, la libido también se dispara. Días de playa, cuerpos semidesnudos, noches de fiesta… Son muchos los motivos por los que la época estival se presenta repleta de oportunidades para pasarlo bien desde el punto de vista erótico. Sin embargo, el sexo en verano se puede ver afectado por el exceso de calor. ¿No tienes la opción de pasar estos días a remojo en una playa caribeña? ¡No te preocupes! Tienes otras muchas opciones divertidas de vivir un verano tan erótico como refrescante.

El hielo, tu mejor aliado para practicar sexo en verano

A veces el puntito más hot se consigue con algo que está en las antípodas de lo caliente: un cubito de hielo. Es un complemento que, por lo general, siempre tienes a mano y con el que puedes transformar una noche de juegos en pareja en algo mucho más intenso.

Sexo y hielo

Cuando los juegos eróticos con hielo surgen de manera espontánea, simplemente es cuestión de dejarse llevar por el momento. La única norma en este tipo de prácticas es que no presiones el hielo contra la piel durante demasiado tiempo ya que, en estos casos, la frontera entre el placer y el dolor es casi inapreciable. Además, conviene que no vayas directamente a las zonas erógenas. Es más estimulante eso de ir coqueteando con otras partes del cuerpo dejando volar a la imaginación. Si lo que deseas es ponerle un punto fresquito a este encuentro sexual, tienes muchas zonas en las que actuar. Los labios, el final de la espalda o la parte interna de los muslos son lugares que dan mucho juego.

Por otro lado, si tienes la oportunidad de planeartelo con un poco más de tiempo, un simple cubito de hielo puede aportarle matices más interesantes al sexo en verano. ¿Qué te parecería ponerle aroma y sabor a esos juegos tan traviesos? Lo único que tienes que hacer es preparar tu cubitera con los gustos o fragancias que más te excitan. Por ejemplo, puedes añadir al agua unas gotitas de ese perfume que sabes que vuelve loca a tu pareja. Así, mientras recorras su cuerpo con el hielo lo irás perfumando de deseo.

Y si sois de esas parejas golosas a las que les gusta saborear cada instante de la relación, tienes otras opciones realmente dulces: incluir unas gotitas de esencia de vainilla a la mezcla, meter unas virutas de chocolate en la cubitera, añadir trocitos de fresa en el agua… A medida que tu cubito de hielo se vaya derritiendo podrás ir degustando cada milímetro de piel. Una experiencia gourmet de lo más refrescante.

5 lugares perfectos para tener sexo en verano

Sexo y sudor

Otra de las alternativas para no dejar que un exceso de temperatura te obligue a cambiar de planes es escoger el lugar adecuado para tener sexo en verano. Como podrás comprobar en las siguientes recomendaciones, esto del calor también tiene sus ventajas:

  • En la terraza o azotea: siempre que estos lugares sean lo suficientemente discretos (¡no queremos que esto se convierta en exhibicionismo!), practicar sexo aquí puede ser una de esas travesuras que no se te van a olvidar nunca. Corre el aire, tienes el cielo directamente sobre ti y hay que saber sobrellevar la emoción del momento para que no te descubran.
  • En un barco: sólo es factible si, por un casual, resulta que tienes barco. Alejado de la costa, donde nadie te ve, puedes dar rienda suelta a la pasión en la cubierta, sin preocuparte por nada. Hay opciones más económicas, aunque tal vez algo más incómodas, como alquilarte un kayak o un patín y recalar en una zona tranquila y lejos de miradas indiscretas.
  • En el mar: no salimos del agua porque lo cierto es que la playa da mucho juego en esto del sexo en verano. En una zona apartada, con el agua a la altura de los hombros y siempre que hagas pie, se puede hacer de todo. La discreción es algo que depende mucho de tus capacidades de disimulo, pero si evitas los movimientos bruscos, los gemidos o los gestos delatadores, practicar sexo en el agua es de lo más sencillo y refrescante.
  • Otras opciones acuáticas: quien dice el mar dice una piscina, un jacuzzi o el spa del hotel donde te alojas. Asegúrate de que es una hora tranquila en la que nadie os va a interrumpir y mantente alerta por lo que pueda pasar. Es precisamente esa sensación al límite de lo prohibido lo que hará que esta experiencia húmeda sea aún más excitante.
  • En el suelo: sí, como suena. ¿Acaso hay algo más fresquito que las baldosas del suelo de la cocina? Un buen fregado antes de poneros en acción y tendrás un encuentro sexual muy original en el que el calor no será nunca un inconveniente.

¿No te parece que el verano es una época genial para recuperar la chispa de tu relación? Aprovecha todas las opciones que te brinda el momento y sácale partido a esos grados de más.

Al final, no hay nada como tener algo que superar, cómo es el calor, para echar mano de la imaginación y creatividad y salir de la rutina.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *