Fantasías sexuales más comunes en las mujeres

Fantasías

Normalmente las personas se sienten incómodas al hablar sobre sus fantasías sexuales. En el caso de los hombres no ocurre así, en general no les da vergüenza hablar con sus amigos de este tema. En cambio, las mujeres son más reservadas en este aspecto, debido a que muchas de ellas presentan un sentimiento de culpabilidad cuando las experimentan, probablemente porque en el pasado estaba visto como un acto obsceno. No obstante, esto no significa que no tengan fantasías sexuales. De hecho, todo el mundo tiene fantasías: tanto de manera consciente como inconsciente, jóvenes y adultos. Estas representan nuestros deseos más profundos.

Por un lado, hay algunas mujeres que fantasean durante el acto sexual. Por otro lado, hay muchas otras que usan las fantasías a la hora de masturbarse. Según los expertos, estos pensamientos ayudan a que la mujer sienta más excitación y active su deseo por el acto sexual, por lo tanto experimentará más placer. Además, de acuerdo con algunos estudios, las fantasías ayudan a mantener una mejor relación cuando se tiene una pareja estable.

Los orígenes de las fantasías pueden ser provocados por muy diversas causas, pues dependen de la personalidad, las costumbres y el sexo de la persona. En sus fantasías, las mujeres normalmente se centran en personas con quien tienen un vínculo emocional y en sus sueños se recrean más en la historia y en los detalles que en lo que es el acto sexual. Entre las fantasías sexuales más comunes de las mujeres cabe destacar las siguientes:

  •  Soñar un reencuentro apasionado con una antigua pareja.
  • Sentirse dominadas, para que a través de órdenes y dolor físico experimenten placer.
  • Fantasear con famosos o desconocidos. Resultan excitantes las relaciones inesperadas y sin compromisos.
  • Tener relaciones sexuales en grupo o con otra mujer. La curiosidad a lo desconocido y ser excitada por varias personas resulta también muy estimulante.
  • Fantasear con la pareja cosas que todavía no han hecho. Por ejemplo: realizar juegos de roles, utilizar accesorios (manos atadas, ojos vendados, comida…), vibradores o consoladores.
  • Tener relaciones sexuales de manera romántica, como si se tratara de una película, ya que, según dicen, el mayor afrodisíaco es el amor.
  • Sentirse irresistible para un hombre y que este no pueda aguantar las ganas de poseerla.
  • Que les practiquen sexo oral. Esta es la forma más rápida para que una mujer llegue al orgasmo.
¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *