¿Existe la eyaculación femenina?

Eyaculación femenina

Hablar del squirting es hablar de mitos, fantasías y creencias que en muchos casos no tienen ninguna base científica. Si el orgasmo de las mujeres sigue siendo un gran desconocido, la eyaculación femenina se encuentra un escalón por encima de éste. El sexo implica el intercambio de diferentes tipos de fluidos. En este post hablaremos de su origen y composición.

Manifestaciones fisiológicas un poco particulares

No es plan de que nos llevemos las manos a la cabeza porque en este blog siempre hemos sido muy claros. Hay algunos temas sobre los que da más reparo hablar, pero con la naturalidad que caracteriza a este espacio, hoy vamos a dedicarle un ratito a los fluidos corporales que produce el cuerpo de la mujer durante el sexo.

Lo primero que te pediría antes de entrar al tema es que te liberes tanto de prejuicios como de esas imágenes preconcebidas que tal vez hayas obtenido a través del porno. Si existe realmente (un tema controvertido para la ciencia), el squirting o eyaculación femenina es algo muy diferente de lo que te imaginas.

Caricias eróticas

 

Fluidos femeninos durante el sexo

En diciembre del año pasado, un equipo de investigadores del Instituto de Sexología de la Universidad Charles y del departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Motol (Praga, República Checa) concluyó la revisión de casi un centenar de trabajos en relación a los fluidos del placer femenino. La investigación abarcó un total de 75 estudios realizados entre 1950 y 2017, ofreciendo una perspectiva temporal muy amplia acerca de las diferentes combinaciones de fluidos femeninos que se generan durante el sexo.

La vejiga, la vagina y las glándulas de Skene (próstata femenina) son los órganos responsables de expulsar hasta 4 tipos de fluidos diferentes: la lubricación vaginal, el squirting (a veces confundido con la eyaculación femenina), la orina (por problemas de incontinencia) o la mezcla de varios fluidos.

¿Qué es exactamente el squirting y cómo se produce?

Al alcanzar el orgasmo, la mujer puede expulsar cualquiera de los líquidos o combinaciones que hemos mencionado. En el caso concreto del squirting se trata además de una cantidad nada despreciable: de 1 a 900 ml. No en vano, la eyaculación femenina o squirting recibe también el nombre de femme fontaine, la “fuente de la mujer”.

El squirting es una respuesta fisiológica que, en opinión de estos expertos, no debería confundirse con la eyaculación femenina. La eyaculación es una secreción más bien discreta de un líquido lechoso durante el orgasmo. Apenas representa una décima parte de la cantidad de semen que contiene la eyaculación masculina y es expulsada por las glándulas de Skene, ubicadas a ambos lados de la vagina.

Por su parte el squirting es la liberación de un verdadero “chorro de líquido” cuyo origen sigue siendo motivo de discusión entre los especialistas. Las investigaciones más recientes apuntan a que éste no debe ser confundido con la orina, ya que contiene antígenos y otras secreciones prostáticas femeninas, aparte de tener un color transparente y no amarillento y se inodoro (aunque a veces pueda contener algo de orina y, por lo tanto, de olor a acre úrico). Al tratarse de una respuesta fisiológica involuntaria, no es posible tener control sobre ella. En cualquier caso, se recomienda a las mujeres que experimentan este tipo de reacciones durante el orgasmo que orinen antes de mantener relaciones sexuales si desean evitarlas.

eyaculacion-femenina

Consejos para experimentar la eyaculación femenina

La ciencia no se pone de acuerdo y resolver este enigma del cuerpo de la mujer resulta bastante complicado. En cualquier caso, llámese eyaculación femenina, llámese squirting, hay algo que no se puede negar en todo este asunto: las chicas también segregamos fluidos durante el coito y, en mayor o menor cantidad, al llegar al orgasmo.

El imaginario popular se ha apropiado de esta curiosa capacidad de la anatomía femenina para convertirla en la fantasía erótica de muchas parejas así como en uno de los reclamos más explotados por el cine porno.

¿Te gustaría preparar tu cuerpo para ofrecer algo así? Aquí van algunos consejos:

  • Conoce tu cuerpo, siéntelo. Recuéstate sobre la cama y relájate para explorar las zonas de tu anatomía íntima.
  • Introduce un dedo en la vagina (o dos, si te sientes cómoda) y palpa en la parte superior, en dirección hacia el vientre, una zona que resulta más rugosa al tacto. Masajéala incrementando poco a poco la presión y la intensidad. Mientras tanto, puedes emplear algunos accesorios eróticos para la estimulación del clítoris.
  • La relajación es muy importante. Cuando sientas que tu cuerpo se está preparando para llegar al clímax, respira hondo. Hay que procurar no apretar la vagina (la reacción más común), porque de este modo la próstata se comprime y la eyaculación no llega a producirse.
  • Déjate llevar. Cuando menos te lo esperes sentirás algo muy similar a la necesidad repentina de orinar. No trates de evitarlo.

Seguro que después de leer este artículo te habrán sorprendido muchas cosas como eso de que las mujeres tenemos próstata. El tema de su función y de la existencia o no de una verdadera eyaculación femenina sigue siendo algo controvertido y no afecta por igual a todas las chicas. ¿Nuestra recomendación? Libérate de prejuicios y experimenta con los consejos que te hemos dado. Hay un mundo de placeres desconocidos esperando por ti.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *