¿Está de moda practicar sexo?

Está de moda practicar sexo

Para la firma de ropa Eckhaus Latta no sólo está de moda practicar sexo sino que es todo un reclamo para sus campañas publicitarias. Recientemente un grupo de modelos ha protagonizado una de las campañas más cañeras del mundo de las pasarelas. Sexo explícito para vender los modelitos que se llevarán en esta temporada de primavera / verano.

Vender sexoEl sexo como campaña de marketing

Si esto no llama tu atención para que renueves el fondo de armario, pocas cosas lo van a hacer. Cuando los diseñadores Mike Eckhaus y Zoe Latta se propusieron presentar su última colección de ropa lo tuvieron muy claro: aquí lo que está de moda es practicar sexo, así que queremos que nuestros modelos aparezcan follando.

Ya sé que soy muy directa, pero es que la campaña de Eckhaus Latta es igual: va al grano, sin preliminares y sin remilgos. Obviamente, el aluvión de críticas que les ha llovido por atreverse con algo tan fuera de lo común ha sido impresionante. Y aquí, haciendo un poco de abogado del diablo, es donde me atrevo a lanzar la pregunta: ¿dónde está el límite?

Está de moda practicar sexo, pero hacer caja se lleva mucho más

No es que tenga nada en contra de las escenas de sexo, del amor libre y de que cada uno haga lo que le venga en gana. De hecho el sexo siempre ha sido el reclamo de otro tipo de negocios, no necesariamente oscuros o al margen la legalidad. Pero utilizar esto como pretexto para vender ropa es un poco peligroso. Me parece que este tipo de estrategias es lo que provoca que cuando un determinado colectivo sale en defensa de un argumento que verdaderamente tiene toda la validez del mundo, las cosas empiezan a perder sentido.

Centrar el foco en el sexo como herramienta de marketing es tan rancio como pretender hacer de él un estigma social. A mí personalmente no me resulta en absoluto innovador que una marca de ropa haya pensado ‘Ahora vamos a poner a dos tíos en la postura del perrito y les vamos a pixelar los genitales’, para que unos tengan que decir ‘¡Oh! ¡Qué súper mega originales!’ mientras otros se encomiendan a todos los santos porque esto es una prueba de que se aproxima el Juicio Final.

¿Y dónde está la ropa?Sexo y moda

Lo que más me ha llamado la atención de todo este asunto es la justificación de los propios autores, que es un poco como cuando un fanático de David Lynch te intenta explicar por qué Mulholland Drive es un peliculón y tú sigues convencido de que es una mierda como un piano.

Aquí los artistas han dicho que querían encontrar esa conexión entre la publicidad, la moda y el sexo y que en ningún momento se les pasó por la cabeza recurrir a una simulación. Tenía que ser algo puro, algo real. Así que la fotógrafa coreana Heji Shin (ella solita y nadie más), invadió la intimidad de los modelos y los fotografió en sus casas mientras practicaban sexo real. Menudo corte, ¿no?

Digo yo que la situación muy muy cómoda no tenía que ser porque, entre otras cosas y mirando las fotografías, que no dejan de ser bonitas y excitantes, yo lo que es la ropa de la nueva colección primavera / verano casi que no la veo. ¡Menudo catálogo! Tú imagínate que a los de Ikea les diera por hacer lo mismo.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *