Dogging, cruising y cottaging. Todo sobre sexo callejero

Si te pillan te puede caer un buen paquete (y no me refiero precisamente al de Nacho Vidal). Pero lo cierto es que el sexo callejero está de moda y como el saber no ocupa lugar, no está de más que conozcas algunas de sus manifestaciones más comunes: el dogging, el cruising y el cottaging.

Por supuesto, todo suena muy anglosajón porque así mola más, pero en este artículo descubriréis que algunos de estos términos tienen también su equivalente en castellano (¡y suena tan gracioso como en inglés!).

Practicar sexo en lugares públicos

Antes de profundizar en el tema conviene matizar. Estas prácticas de sexo no son un rollo en plan “me voy con mi pareja de acampada y practicamos sexo en el monte”. Ni siquiera que durante una fiesta loca acabes montándotelo en el callejón detrás del edificio.

El ‘sexo en lugares públicos’ al que nos referimos en este artículo tiene tres características comunes en todas sus variables:

  • Se busca intencionadamente.
  • Generalmente se practica entre desconocidos.
  • Los lugares a los que acudir son más o menos conocidos por todos (¡hasta los puedes consultar por Internet!).

Ahora sí, analicemos tres de las variantes más populares de este tipo de sexo callejero.

Cruising

Es la práctica de sexo en lugares públicos que se limita exclusivamente a parejas homosexuales, por lo general hombres. Desde una perspectiva amplia del término, el cruising se practica en practicamente cualquier espacio considerado como público, pero si hay dos sitios por excelencia para la práctica del cruising son las playas (en las zonas de costa) y los parques (en las zonas del interior). Desde una perspectiva más cinematográfica, puedes ver cómo funciona esto del cruising en El desconocido del lago. Un peliculón.

Curiosidades: El término cruising tiene su origen en el bar Booze ‘n’ Cruise de Alburquerque (EE.UU). En la década de los 70 este establecimiento se hizo famoso al ser frecuentado por gays a los que les ponía esto del sexo en lugares públicos.

Dogging

Aparentemente es lo mismo que el cruising pero practicado por heterosexuales. Sin embargo, el dogging también tiene sus particularidades. Mientras que el cruising se practica fundamentalmente en playas y parques, el máximo exponente del dogging (aparte de estos) es el coche. Tanto es así que existe incluso un lenguaje para informar al resto de la comunidad cuál es nuestro rollito:

  • Luces apagadas y cristales tapados: que nadie se acerque porque estamos en plan íntimo.Sexo en el coche
  • Luces encendidas y cristales subidos: puedes echar un vistazo, pero mantén las distancias.
  • Ventanilla bajada: acércate un poco más y si te apetece, hasta puedes tocar una tetita.
  • Puerta abierta: ¿a qué estás esperando para unirte a la fiesta?

Curiosidades: En castellano el dogging tiene su propio término: cancaneo. Suena muy gracioso, la verdad. En ambos casos se mantiene la teoría de que cuando se practica este tipo de sexo hay muchos observadores que con la excusa de pasear al perro (dog / can) se ponen las botas mirando a otras parejas.

Cottaging

Es el ñaca ñaca de los urinarios públicos y se aplica exclusivamente a las relaciones sexuales entre hombres. A mí particularmente no me agrada demasiado porque por lo general los baños públicos no suelen se el lugar más higiénico del mundo (excepto en algunos museos, tiendas de alta costura y lugares de culto religioso…).

Curiosidades: Los encuentros de cottaging tienen una duración media de 15 minutos (sí, hay gente que se ha dedicado a estudiar esto aplicando el método científico). Es lo que se conoce como uno rapidito, pero en muchas ocasiones sólo sirve como preámbulo a la práctica de sexo en otro lugar. Ya conoces el dicho: “Si te gusta, repite”.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *