5 diferencias entre tener sexo y hacer el amor

Diferencias entre tener sexo y hacer el amor

Probablemente todos los días no te pegas un almuerzo en plan gourmet, ¿verdad? Unos días comes porque necesitas alimentarte y otros días lo haces con el placer de poder deleitarte en ese proceso. Esos pequeños matices son, en el plano sexual, los que marcan las diferencias entre tener sexo y hacer el amor.

¿Se pueden practicar las dos cosas a la vez?

Seguro que la pregunta te ha descolocado un poco. Y es que el tema tiene su miga, no te creas. Habrá quien te diga que desde el momento en el que haces el amor ya no estás practicando sexo y todo lo contrario, que tal vez el hecho de mantener sexo en el sentido más estricto elimine cualquier otro vínculo emocional.

Es cierto que el hecho de compartir algo tan íntimo como el coito necesariamente no tiene por qué estar ligado a ningún tipo de exigencia afectiva en un plano tan profundo que se pueda hablar de amor. De hecho si únicamente buscas satisfacer una necesidad física y sensual, la verdad es que se puede prescindir de todo lo demás. Es el caso, por ejemplo, de las muñecas eróticas terapéuticas que comentábamos hace poco y que realmente no se utilizan para crear vínculos emocionales sino para liberar tensiones sexuales.

Otro caso sería, tal vez, que con una misma persona unas veces seas capaz de practicar sólo sexo y tras veces hagas con ella el amor. Te pongo el caso, por ejemplo, de tu pareja de toda la vida. Seguramente cuando analicemos las diferencias entre tener sexo y hacer el amor te des cuenta de que tal vez en más de una ocasión por la actitud de ambos, por las circunstancias y por el modo en el que se ha desarrollado la situación ha sido más un encuentro sexual en el sentido puramente físico que algo más de tipo afectivo.

Probablemente la línea divisoria entre estas dos prácticas en ocasiones sea un tanto difusa, así que tampoco conviene tomarse esto muy al pie de la letra, pero desde luego puede servir como un esquema orientativo.

Las principales diferencias entre tener sexo y hacer el amor

1. Los preliminares: normalmente no existen durante el sexo en sentido estricto ya que son un claro síntoma de que existe conexión entre dos personas y de que buscan más tiempo para estar juntas y para conocerse más a fondo, por lo que son más propios de hacer el amor.

2. La satisfacción: el sexo es un sentimiento bastante egoísta que busca más la autogratificación. Cuando una persona hace el amor se preocupa también de que el placer que se experimenta Complicidaden el acto sexual sea mutuo.

3. La complicidad: una pareja que hace el amor es una pareja con química. Hay comunicación entre ambos y no necesariamente tiene por qué ser verbal. Sus cuerpos se entienden perfectamente sin tener que recurrir a las palabras.

4. La sensualidad: tal como comentábamos anteriormente, hacer el amor es mucho más que un acto físico. Implica emociones y sentimientos cuya meta es algo mucho más intenso que la mera obtención de placer.

5. El tiempo: los amantes que hacen el amor no tienen prisa, ni antes, ni durante ni después del encuentro sexual. Aunque tu pareja se quede dormida después del coito, el hecho de estar a tu lado ya representa cercanía. No es lo mismo que un ligue que recoge su ropa y se marcha por donde mismo llegó.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *