Curiosidades científicas sobre la masturbación

Masturbación

¿Sabes qué significa la expresión Manus turbare? Es el origen etimológico de la palabra “masturbación”. Una expresión latina que se traduce literalmente como “turbarse o violentarse con la mano”. Y es que la autoexploración y el autoplacer son tan antiguos o más que el sexo compartido. A lo largo de la historia se han realizado numerosas investigaciones acerca del funcionamiento de nuestro cuerpo y nuestra mente frente a estos estímulos sexuales individuales. En este post te mostramos algunas de las conclusiones más curiosas.

Hombres y mujeres, ¿tienen un concepto distinto de la masturbación?

La masturbación sí entiende de género. Aunque a todos nos gusta disfrutar del placer del autodescubrimiento, hombres y mujeres no nos enfrentamos por igual al concepto onanismo.

Desde hace muchas décadas el tema del deseo sexual en el ser humano ha sido motivo de discusión en la comunidad científica. ¿Sienten los hombres más deseo que las mujeres? ¿Es cierto que la testosterona influye de manera significativa en la actividad sexual? ¿Tiene más peso la base hormonal o los factores de aprendizaje?

Los estudios con diferentes especies animales han revelado que la testosterona, hormona sexual masculina, guarda cierta relación con el deseo sexual. Lo que no ha quedado demostrado es que esa relación sea exponencial. El médico y psiquiatra John Bancroft, en su artículo El deseo sexual, afirma que la conexión entre hormonas y sexualidad no es tan concluyente. De hecho, tanto en hombres como en mujeres, cuando la testosterona alcanza niveles normales, el deseo no se incrementa.

Masturbación mujer

Diferentes maneras de alcanzar el placer

Entonces, ¿por qué la masturbación se contempla desde una perspectiva diferente entre los chicos y las chicas? Bancroft hace hincapié en el factor del aprendizaje. Según esta teoría, existe un importante componente educacional que define la manera en la que hombres y mujeres se enfrentan a la autoexploración sexual.

Una parte importante de la comunidad científica defiende que el deseo sexual se aprende y se practica. Y en este sentido, la masturbación es la mejor manera de entrenarse. Sin embargo, la aceptación social que tradicionalmente han tenido estas prácticas de autoplacer ha sido diferente en función del género. Durante mucho tiempo la mujer ha soportado la presión de su entorno en todo lo referente a cuestiones sexuales. Hablar abiertamente de la masturbación, incluso entre grupos de iguales, no ha sido algo habitual entre las chicas hasta hace relativamente poco. Algo que podría explicarse por los mensajes represivos y antisexuales que tradicionalmente han tenido un gran peso en la educación de la mujer.

Las conclusiones son bastante ilustrativas en este aspecto. Basta con comprobar cómo los chicos hacen de la masturbación algo de lo que alardear entre los amigos y reciben por ello su correspondiente “premio social”. Se sienten más masculinos, más adultos, más “hombres”. También compiten entre ellos por ver quién es el primero en experimentar cosas nuevas, en ver cine porno o en perder la virginidad.

A las chicas, en cambio, se les ha educado para que la masturbación sea motivo de vergüenza. Ocultan estas prácticas, evitan hablar de ellas, se mantienen al margen de todos esos descubrimientos que se consideran “prohibidos”. Y es que históricamente el placer femenino ha estado relacionado al “castigo social”.

¿Qué sucede cuando se llega a la edad adulta? Que los hombres han vivido con más libertad la autoexploración, han tenido más tiempo para experimentar con su cuerpo y, en definitiva, le han sacado provecho a un entrenamiento mucho mayor en cuestiones sexuales. Según la teoría del aprendizaje, esto es lo que verdaderamente explica por qué los hombres desarrollan un mayor deseo sexual y por qué los porcentajes de masturbación son ligeramente superiores cuando hablamos del género masculino.

Disfruta de los beneficios de la masturbación

Para divertirse con el sexo no hace falta tener pareja. ¡Y menos cuando existen lugares como Diversual! No necesitas que ningún experto en la materia venga a explicarte por qué la masturbación hará que te sientas mucho mejor contigo mismo. Pero si quieres algunos apuntes científicos acerca de los beneficios de estas prácticas, aquí tienes estos:

  • La masturbación ayuda a liberar hormonas como el cortisol, que mejoran el rendimiento de nuestras defensas y, por lo tanto, el sistema inmunológico.
  • Durante el sexo, ya sea en solitario o en compañía, aumentan los niveles de oxitocina. Esta hormona no sólo es la responsable de que las mujeres tengan más facilidades para dar a luz o para producir leche materna, sino que además es la responsable de que seamos más amables, fieles y amorosos. En definitiva, más felices.
  • La masturbación favorece a la prevención de infecciones en el tracto urinario, siempre y cuando mantengas unas pautas de higiene adecuado, sobre todo si empleas juguetes eróticos.
  • A nivel emocional, el autonocimiento del cuerpo y del placer que su correcta estimulación puede provocarnos, hará que nos sintamos más seguros en nuestras relaciones con los demás, sean o no de carácter sexual.

Masturbación chicas

Cuando el placer se convierte en un tema tabú

A pesar de que muchos crean que la masturbación es un sustituto del sexo en pareja, no es para nada así. La autoestimulación es totalmente compatible con las relaciones sexuales con otra persona, e incluso se pueden practicar de manera simultánea. No en vano, existe toda una línea de accesorios eróticos destinados a este tipo de juegos.

El hecho de que todavía existan algunos tabúes en torno a este tema ha hecho que muchos relacionen la masturbación con la insatisfacción sexual. Pero no hay por qué tenerle miedo a la búsqueda de placer en soledad porque no se trata de una práctica exclusiva sino complementaria.

Con todo, todavía está muy extendida la opinión (especialmente entre el género femenino), de que la masturbación tiene connotaciones negativas. Es bastante más habitual que las chicas se sientan avergonzadas de estas prácticas y que las oculten o no las reconozcan. Es otro ejemplo más de la educación sexual restrictiva que han recibido y que, por fortuna, cada vez es mucho más abierta.

Entre los chicos adolescentes la masturbación es vox populi. Entre las chicas es un tema que continúa sin tener tan “buena fama” y que, en consecuencia, tiende a ocultarse. Pero no hay nada de sucio o pecaminoso en una práctica que es totalmente natural. En este aspecto, todos los expertos en sexología coinciden en lo mismo: salvo en circunstancias en las que la masturbación representa una limitación para el desarrollo de las actividades cotidianas, explorar de manera individual los placeres que puede proporcionarnos nuestro cuerpo no tiene nada de negativo.

5 curiosidades científicas sobre la masturbación que seguramente no conocías

  1. Resulta curioso que, estadísticamente, se masturben con mayor frecuencia aquellos que practican sexo con asiduidad que los que llevan más tiempo sin tener relaciones. Esto se debe a que el placer genera placer: es el mejor estimulante del deseo sexual.
  2. Los orgasmos que se obtienen durante la masturbación suelen ser, por lo general, mucho más intensos y duraderos que los que se alcanzan durante el sexo en pareja.
  3. Las chicas alcanzan el clímax con mayor facilidad cuando se masturban que cuando practican sexo con otra persona. Frente a la media de 15 o 20 minutos que tardan en alcanzar el orgasmo en una relación erótica de pareja, con la masturbación el tiempo se reduce a aproximadamente 4 minutos.
  4. El onanismo es un estupendo remedio para mitigar el dolor durante el sexo. Masturbándote antes y después de tu período conseguirás fortalecer la pelvis, tener un mayor control sobre las contracciones de la vagina y mejorar tus capacidades físicas para conseguir un parto menos doloroso. Así que si tienes pensado ser mamá algún día, ya puedes ponerte en marcha.
  5. Con la masturbación los hombres pueden mejorar la calidad y la cantidad de su esperma. Son eyaculaciones intensas que puedes incluir como parte de tus rutinas habituales en el caso de que quieras favorecer a tu fertilidad.

La masturbación es una práctica milenaria. Una forma de estimulación que no es exclusiva de los seres humanos. Otras especies animales como los delfines, las ardillas y algunos homínidos también se masturban, no sólo por los beneficios físicos que ello proporciona sino por la diversión que entraña. ¿Vas a dejar que esos tabúes todavía vigentes en la sociedad limiten tus opciones de pasar un buen rato? Experimenta, explora, conócete. Tu cuerpo está repleto de sorpresas y algunas sólo se pueden descubrir en soledad.

 

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *