Creencias y preocupaciones más frecuentes en sexualidad, descubre cómo gestionarlas

creencias_en_sexualidad

Aunque el sexo cada vez está más normalizado y la gente habla más abiertamente sobre ello, todavía existen muchísimas creencias y preocupaciones que nos frenan y, muchas veces, no nos dejan disfrutar de nuestra sexualidad todo lo que podríamos.

A veces, incluso no somos conscientes de que nuestra educación, nuestro entorno y nuestra mentalidad influyen en nuestras relaciones sexuales y lo peor de todo es que se puede llegar a ver afectada nuestra salud física y psicológica.

Por si esto fuera poco, el saber popular e Internet están llenos de ideas e informaciones falsas, que van pasando de persona en persona, y que son difíciles de combatir.

Desde Diversual, queremos ayudarte a vencer y gestionar todo aquello que puede impedirte disfrutar de tu sexualidad y nos gusta aportarte diferentes puntos de vista de cada temática, por eso hemos preguntado a algunos sexólogos sobre las creencias y preocupaciones más habituales en sexualidad y cómo gestionarlas.

Miguel Franco

Médico Sexólogo. Health & Sex Coach. Conferencista y locutor.

1-     Según tu experiencia, ¿Cuáles son las creencias más habituales que nos impiden disfrutar de nuestra sexualidad?

Desde mi experiencia, una de las creencias más importantes que impiden disfrutar de nuestra sexualidad es la educación tradicionalista que consiste en creer que el conocer nuestro cuerpo de forma visual y táctil es malo, nuestras creencias religiosas que dicen que el contacto sexual se debe llevar hasta el matrimonio, la desinformación sobre la masturbación comentando que es mala, que no se puede hacer si ya tienes pareja, etc.

2-     ¿Qué es lo que más nos preocupa a hombres y mujeres en cuanto a nuestras relaciones sexuales?

Generalmente, a los hombres les preocupa durar mucho tiempo durante el coito, y a las mujeres lucir bien a la hora de quitarse la ropa. Ambos creen que la mejor forma de tener relaciones sexuales es terminar al mismo tiempo, tener un orgasmo sincronizado. El hombre quiere ser el mejor amante de su pareja, y la mujer pretende ser la más especial. Al hombre le preocupa que su pareja haya tenido muchas parejas sexuales y le preocupa haber tenido pocas.

3-  ¿Cómo podemos enfrentarnos a estas preocupaciones y creencias para mejorar nuestra vida sexual?

Con una adecuada educación de la sexualidad, hablar sobre nuestras dudas y resolverlas de la mejor manera, con un lenguaje entendible y simple. Dar información verídica y científica sobre sexualidad. Fomentar la labor de los sexólogos educativos.

Cristina Callao

Psicóloga especializada en educación sexual, crecimiento erótico y terapia de pareja.

  1. Según tu experiencia, ¿Cuáles son las creencias más habituales que nos impiden disfrutar de nuestra sexualidad?

Hay muchas creencias arraigadas y que, en la mayoría de casos, resultan disfuncionales, impidiéndonos disfrutar de una buena sexualidad. Estas creencias pueden ser tanto en la sexualidad del hombre, la sexualidad de la mujer y de la propia relación.

A continuación os pongo las más extendidas, las que yo me encuentro en consulta, y que creemos son las directrices normativas que nos aseguran un disfrute completo, y nada más alejado de la realidad.

  • El sexo debe ser siempre natural, espontáneo, pensar, hablar o leer acerca de él estropea esta espontaneidad y en consecuencia dificulta disfrutar del sexo.
  • Sexo o relaciones sexuales significa coito. Lo demás son conductas sustitutivas o de “segunda categoría”.
  • Para que una relación sexual sea considerada “buena”, es imprescindible tener un orgasmo.
  • La gratificación sexual de la mujer depende del tamaño del pene y que el hombre con un pene grande tiene mayor potencial sexual que el que lo tiene más pequeño.
  • El hombre siempre está dispuesto y desea llevar a cabo interacciones sexuales.
  • El único órgano sexual de la mujer es la vagina (obviando el clítoris).

2-     ¿Qué es lo que más nos preocupa a hombres y mujeres en cuanto a nuestras relaciones sexuales?

A grandes rasgos, lo que más nos preocupa es “no dar la talla o no estar a la altura” y/o “no satisfacer lo suficiente a la otra persona”.

Vivimos con miedo por todos los mitos implantados y todas las creencias erróneas que hemos ido aprendiendo a lo largo de los años, generalmente  a través de la pornografía y no sólo a nivel de ejecución o prácticas sexuales, sino también en el modelo de cuerpo normativo, haciendo mermar nuestra autoestima por no sentirnos identificados/as con lo que vemos.  Obviamente, esto también es fruto de la escasa o nula educación afectivo-sexual que hemos recibido.

Resumidamente, nos presentamos a una relación sexual como quién se presenta a un examen, con nervios, dudas, expectativas irreales y con una carga brutal en cuanto a lo que “se espera de nosotros/as”. Y así no hay quién se abandone al placer, no hay quién disfrute y es ahí, donde aparecen los problemas tanto personales, como de pareja y/o sexuales.

3-      ¿Cómo podemos enfrentarnos a estas preocupaciones y creencias para mejorar nuestra vida sexual?

Lo esencial es aprender a desaprender. Tan sencillo y complicado a la vez, se trata de trabajar los miedos y la “normalidad” en el sexo y, para ello, es imprescindible un trabajo multidimensional donde podamos reestablecer nuevos conceptos de sexualidad y qué supone un “buen sexo” para cada uno de los integrantes, sin sesgos, ni expectativas irreales. Además, es necesario entrar a valorar el impacto emocional que ha causado en el individuo y/o la pareja, para  reconfigurar nuevos niveles de aprendizaje, confianza, vinculo, diversión, placer, entre otros y para esta labor, es vital que aprendamos a comunicarnos de manera asertiva, es decir, pudiendo expresar y recibir, de forma apropiada, las emociones, los pensamientos y las conductas, respetando a los demás y a nosotros mismos.

 

delfina_sexologaDelfina Mieville Manni

Sexóloga socióloga experta en género y derechos humanos.

  1. Según tu experiencia, ¿Cuáles son las creencias más habituales que nos impiden disfrutar de nuestra sexualidad?

Cualquier creencia inflexible afecta a nuestro ser sexual. Por ejemplo la creencia que hay que tener sexo   es tan limitan como el antiguo mandato que el sexo era pecado.

Por otra parte no podemos entender la sexología y la sexualidad sin el género. Creer que hay que tener penetración en todos los encuentros es una de ellas. Y creer que sexo se basa en los genitales y en el coito castra mucho a las personas.

Creer que ellos necesitan más sexo que nosotras, que siempre tienen que tener erecciones son otras creencias infelices.

2. ¿Qué es lo que más nos preocupa a hombres y mujeres en cuanto a nuestras relaciones sexuales?

Siguiendo estructuras patriarcales sigue existiendo miedo masculino de dar la talla ( mantener una erección para penetrar y que esta sea duradera) las mujeres sobre todo en los primeros encuentros suelen estar más preocupadas por su seguridad y por sentirse deseadas. A la vez esto coincide con varones con una sexualidad más abierta y no tan coital. El descubrimiento y el reconocimiento del propio placer es una gran palanca para las mujeres.

Habría que ampliar esto a parejas del mismo sexo y apersonas transexuales. En cierta medida el guión sexual puede variar.  la combinación de dos feminidades y dos masculinidades lleva a otros resultados a la vez que  también pueden coincidir en que vivimos en una sociedad machista y patriarcal  (donde el varón cis y la penetración es más importante) sumándole homofobia social e interiorizada.

3. ¿Cómo podemos enfrentarnos a estas preocupaciones y creencias para mejorar nuestra vida sexual?

Lo primero sería saber qué deseo y cómo deseo. Cómo me cuido y cuido. Qué concepto de la sexualidad y de mi cuerpo tengo. Así como que concepto de las relaciones sexo afectivas. Para así poder dar recibir desde un lugar libre, sano y de cuidado.


Como has visto, tener miedos, creencias y preocupaciones, es algo totalmente normal así que no tienes por qué preocuparte. Lo importante es tomar consciencia de ello y si de verdad quieres que no te impidan disfrutar de tu sexualidad, estar dispuest@ a desaprender para aprender y abrir la mente a nuevas experiencias.

Con los consejos que han aportado nuestros sexólogos colaboradores, esperamos haberte ayudado a mirar dentro de ti para detectar qué puedes estar pensando que influye en tu forma de vivir tu sexualidad. ¿Te animas?

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *