¿Cómo nos gustan las mujeres a los españoles?

¿Cómo nos gustan las mujeres a los españoles? ¿Existe un canon universal de belleza? ¿Nos decantamos por la belleza mediática? ¿Nos sentimos atraídos por las rubias, altas y de ojos azules o, por el contrario, nos enfrentamos a otro tópico?

Sin duda, son preguntas de difícil respuesta, puesto que para gustos, los colores. Pero sí que podemos analizar recientes estudios sobre la preferencia de los españoles en relación al cuerpo de la mujer y a su atractivo sexual. Primera ruptura del tópico clásico: nos gustan morenas, nos atrae la belleza mediterránea. Ya no suspiramos por Marilyn ni por las suecas que veranean en nuestras costas. Eso es cosa del pasado.

Las preferimos bien proporcionadas y con curvas marcadas. No es el tipo de mujer que triunfe en las pasarelas o que acostumbre a exhibir sus encantos encima de la barra de un bar, sino una más natural, de rasgos hispanos, de pechos prominentes y trasero marcado. Nos atraen las que miden entre 1.65 y 1.70, y los ojos, si es posible, mejor que sean verdes. Por otra parte, las preferimos más jóvenes que nosotros. Tiene una explicación científica: la limitada vida reproductiva de las féminas provoca que el varón, que produce espermatozoides durante mucho más tiempo, busque la posibilidad de fecundación. Nos fijamos, en este orden, en el pecho, el trasero y la cara.

La mujer alta, rubia y de complexión delgada sigue de cerca a la morena latina. Siguen teniendo gran atractivo sexual para la mayoría, y algunos hombres no esconden sus preferencias por ellas. En tercer lugar, aparecen las pelirrojas con pecas, cuyos exóticos rasgos provocan gran atracción sexual entre determinados hombres.

Valoramos positivamente la buena situación laboral de la mujer. No esperamos de ella que sea una ama de casa, sino que tenga éxito en su trabajo. Esta es una gran diferencia respecto de los hombres europeos, quienes prefieren que el trabajo de su pareja ocupe un lugar secundario en su vida. Los hombres españoles creemos que es mejor que la mujer sea independiente económicamente. Por cierto, nos encanta que compartan nuestras mismas aficiones.

Por otra parte, queremos que esté segura de sí misma, en todos los aspectos de su vida, también en la cama. Queremos que lleven la iniciativa en el sexo y que les guste experimentar. Preferimos las mujeres con carácter, no sumisas. Valoramos positivamente que tenga un estilo propio, bien definido. Que sea moderna, cosmopolita y aventurera. Ah, y preferimos que sea deportista a que devore libros o películas (y preferiblemente no solo comedias románticas).

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *