Cómo hacer el amor

Cómo hacer el amor

No me cabe ninguna duda de que ‘Cómo hacer el amor’ es una de las frases más buscadas en Google junto otras del tipo ‘Cómo hacerme millonario’ y ‘Cómo perder ocho kilos en una semana’. Mira si será antigua esta duda que en este post me refiero a un libro publicado en 1936.

Cómo hacer el amor según Hugh Morris

Ningún editor con dos dedos de frente estaría dispuesto a publicar este libro actualmente. Si hoy en día se sigue vendiendo es porque se trata de una obra editada en 1936 y porque cuenta con el beneplácito de ese margen temporal en el que lo políticamente incorrecto termina convirtiéndose en algo ridículamente divertido.

Esto es exactamente lo que sucede con How to make love (Cómo hacer el amor) una obra que no se parece ni por asomo al Kamasutra ya que más bien es un ensayo sobre el cortejo amoroso y
además desde una perspectiva marcadamente machista.

Un manual divertido que no sorprende tanto por los consejos un tanto arcaicos de este tal Hugh Morris sino por el hecho de que (¡horror!) todavía hay muchos amantes que conciben la seducción desde una perspectiva que es tan vieja como el año de edición de este libro.

Una obra para que te des cuenta de que necesitas modernizarte

Esto es como hacer uno de esos test de las revistas de adolescentes. Si tras leer Cómo se hace el amor te das cuenta de que coincides en un alto porcentaje de las cosas que te cuenta su autor es que necesitas con urgencia una actualización del sistema.Tópicos sexuales

Es cierto, hay parejas que se han quedado más obsoletas que el Laserdisc. Para que veas que no exagero: en uno de los capítulos el autor asegura que para que una relación sea equilibrada, “la mujer ha de ser siempre menor que el hombre”. Menor en varios aspectos: en tamaño, en edad, en iniciativa…

Sí, todos nos llevamos las manos a la cabeza, pero éste sigue siendo un aspecto muy arraigado en nuestra cultura. El simple hecho de que la mujer sea más alta que el hombre ya está mal visto. Y si no que se lo digan al acomplejado de Tom Cruise, que usaba todo tipo de calzas para tratar de ser unos centímetros más altos al lado de Nicole Kidman. Éste sería uno de esos casos que Morris definiría como “pareja ridícula”, aunque bueno, muchas de las revistas del corazón también lo hicieron en su momento y por muy diferentes motivos.

Las mujeres hace ya tiempo que tomamos la iniciativa

También está el tema de la pasividad, que es algo que siempre me ha puesto de muy mal humor. “El éxito del amor depende de esta relación básica”, señala el autor de Cómo hacer el amor haciendo hincapié en que el hombre tiene que tomar siempre la iniciativa. Esto implica, entre otras cosas, que ya se las pueden arreglar como quieran pero el hombre siempre tiene que estar encima de la mujer. “El hombre es el que hace el amor a la mujer”, insiste Morris, y me pregunto cuántas veces no habremos visto esto en las películas que presumen de ser súper modernas…

Así que no me extraña que todavía nos pongan en la tele entrevistas a Arturo Fernández conducidas por Bertín Osborne. Esos pequeños detalles de mentalidad sexual un tanto rancia están más presentes de lo que imaginamos y ya es hora de sacudirse toda esa caspa, ¿no te parece?

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *