¿Cómo ha influido la pornografía en nuestro concepto del sexo?

Pornografía

Si juntas la liberalización sexual con el avance de la tecnología, entenderás por qué la pornografía ha ido ganando terreno como expresión cinematográfica. Forma parte de la evolución y sería ridículo negar su importante presencia hasta en los rincones más remotos del planeta. Sin embargo, también ha sido el centro de un eterno debate: ¿es algo positivo para nuestro desarrollo sexual o nos retrotrae a lo más instintivo del ser humano?

Orígenes de la pornografía: el simbolismo sexual en la evolución humana

El término “pornografía” nació en Francia hacia el 1800. El origen etimológico de la palabra deriva de la fusión de dos conceptos griegos: pórne (prostituta) y gráphein (grabar, ilustrar). Sin embargo, la pornografía como tal es muy anterior a la aparición de una palabra que se refiriera a ella.

Así, hay manifestaciones de esta corriente del arte erótico explícito que se remontan al Paleolítico, hace 20.000 años, en representaciones humanas con genitales totalmente desproporcionados. También son muy populares los grabados orientales, los jarrones y murales griegos o el mismísimo Kamasutra.

La pornografía moderna, tal como la conocemos ahora, tiene su origen en la fotografía. Con la aparición del daguerrotipo aparecieron también las primeras imágenes de parejas en pleno acto sexual y desnudos en posiciones más que sugerentes. El cine, el video casero e Internet terminarían de consolidar la presencia de este tipo de material en nuestra sociedad.

La cuestión es que de una forma u otra la pornografía siempre ha estado presente en la historia de la Humanidad. Y es que el ser humano es curioso y sexual por naturaleza. Y hay instintos contra los que no se puede luchar.

La pornografía como producto cultural: ¿buena o mala?

Que el porno afecta directa o indirectamente a nuestros gustos y preferencias sexuales no es nada nuevo. Costumbres tan extendidas como la depilación genital son en gran medida el producto de las ideas que nos ha transmitido la pornografía. Algunas son erróneas, otras son confusas y otras resultan muy beneficiosas. Pero vayamos por partes.

Aspectos positivos de la pornografía

  • Es una forma de aprendizaje a través de la observación.
  • Sirve como herramienta estimulante para devolver la pasión a la pareja.
  • Es un elemento liberador que te anima a experimentar.
  • Eleva los niveles de excitación.

Aspectos negativos de la pornografía

  • Es ficción. Si no se entiende como tal puede generar frustración.
  • El consumo obsesivo puede distorsionar la realidad.
  • Está repleta de clichés que, en la mayoría de los casos, resultan discriminatorios para la mujer.
  • Convierte el sexo en una actividad meramente recreativa sin tener en cuenta que también hay una parte importante de compromiso, de intimidad y de afecto.

Así consumimos pornografía en España

Hace dos años Pornohub, una de las webs de pornografía más populares, realizó un estudio entre sus usuarios para elaborar un perfil del tipo de consumidor de porno en España. En el ranking mundial, España es el decimotercer país consumidor de porno, muy por debajo de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, que se encuentran en el podio ganador.

El usuario nacional se conecta una media de 8 minutos a los servicios de este portal, sobre todo a partir de las 22.00 horas y alcanzando el pico máximo a medianoche. ¿Temas favoritos? Sexo anal, maduritas (milf) y jovencitas (teen), aunque entre las búsquedas hay un poco de todo.

En cuanto a la edad la cosa está mucho más clara. El 33% de los usuarios que buscan pornografía en Pornhub tiene entre 25 y 34 años, seguidos muy de cerca por aquellos que se encuentran en la franja de edad entre los 35 y los 44 años, que representan un 24% del total.

¿Quiénes ven más porno, hombres o mujeres?

Pornografía en pareja

Y llegamos a una cuestión que a todos nos resulta curiosa. ¿Es cierto que los hombres consumen más pornografía que las mujeres? Más allá de los tópicos, las cifras demuestran que sí. Aunque el número de chicas que ven porno se ha incrementado hasta el 28%, lo cierto es que esta cifra sigue estando muy por debajo del 72% que representa el público masculino.

¿La explicación? Es muy probable que el carácter marcadamente machista de la pornografía convencional haya hecho que la mujer pierda interés por este tipo de películas. Con la nueva era del porno esta tendencia también ha ido cambiando.

¿Puede el porno destruir una relación de pareja?

Es un tema un tanto controvertido. Desde los sectores más conservadores siempre se ha entendido la pornografía como una forma de depravación. Desde sus inicios siempre han existido defensores y detractores de estos contenidos. Pero por encima de prejuicios morales y desde un punto de vista psicológico, es cierto que un exceso de pornografía puede conducir a una idea errónea de lo que el sexo representa.

El problema no está tanto en el consumo de este material sino en el concepto que el consumidor se construye a partir de estas imágenes. Sucede sobre todo con los adolescentes o con quienes todavía no han tenido un contacto real con el sexo. En este contexto el porno genera mucha confusión. Trabaja con estereotipos, plantea situaciones que no se ajustan a la realidad (no deja de ser ficción) y de algún modo crea expectativas (tamaño, posturas, duración, reacciones…) que poco tienen que ver con el sexo fuera de la pantalla.

El consumo de porno en sí mismo no tiene por qué suponer un factor de riesgo en las relaciones de pareja, en la búsqueda de placer o en el interés por el sexo. Pero si no se entiende en su contexto, sí que puede ocasionar más problemas que beneficios en la sexualidad del consumidor.

Mitos que poco a poco se van desterrando

¿Alguien sabe cuándo la protagonista de una película porno llega al orgasmo? Los estereotipos con los que juega el cine porno han convertido a la mujer en un objeto gimiente al servicio de los deseos del hombre. Salvo en películas en las que la protagonista sea una dominatrix, la mujer en la pornografía ha tenido siempre un papel secundario.

Nadie sabe en qué momento alcanza el clímax porque a nadie le interesa. La pornografía tradicional es de ideas fijas: preliminares con sexo oral, penetración vaginal o anal y eyaculación en la cara de la chica. Fin de la historia.

Por suerte los consumidores son cada vez más exigentes y no se conforman con “lo de siempre”. El porno indie es una corriente cinematográfica en plena expansión con mucho peso en España, concretamente en Barcelona, donde trabaja uno de sus principales referentes: Erika Lust. La directora ha desarrollado un nuevo concepto de pornografía con guiones mucho más elaborados en los que la mujer recupera el protagonismo y los clichés de toda la vida han sido sustituidos por algo mucho más real.

Pornografía para ver en pareja: un puntito picante en tu relación

Aparte de algunos de estos aspectos negativos asociados a la pornografía más tradicional, lo cierto es que este tipo de material audiovisual puede resultar muy beneficioso para tu relación de pareja. Bien escogida y en el momento adecuado, una película porno es un recurso como cualquier otro para incrementar el deseo, encender la llama y liberar la imaginación.

¿Qué tipo de pornografía deberías escoger para ver en pareja? Esto no es una ciencia cierta. La única condición para que la introducción del porno en tu vida sexual sea plenamente satisfactoria es que los dos os encontréis cómodos con lo que estáis viendo.

Pornografía Hot Rats

Como respaldo a estas nuevas corrientes del cine porno que presentan una versión mucho más actual de las relaciones sexuales, os recomendaría que probarais con el porno indie feminista de la sueca Erika Lust. Pero nunca está de más tirar de clásicos de calidad como Hot Rats (Narcís Bosch), con la presencia de Nacho Vidal, Bibian Norai y Malena Conde o Second Face (AlexD.) si tenéis curiosidad por el tema del BDSM.

Dentro del porno cada director tiene unas tendencias que definen su estilo personal. Como sucede con el cine tradicional, sólo es cuestión de ir probando hasta encontrar el tipo de propuesta que mejor se adapta a lo que estáis buscando. Mientras os decidís, podéis probar con ideas un poco más light como la que proponen Raquel Martínez y Marc Rodriguez en Diet of Sex. Una original película sobre sexo y cocina afrodisíaca que puedes adquirir con un set erótico para parejas muy atractivo que promete muchas horas de diversión.

 

Conociendo los pros y los contras de la pornografía te resultará mucho más sencillo y productivo recurrir a ella como medio de excitación. Es un material que, empleado de la manera adecuada y en el contexto oportuno, puede tener efectos muy beneficiosos en tu vida de pareja. No desestimes su poder antes de probarlo.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *