Cefalea coital: cuando el sexo te trae de cabeza

Una de las excusas favoritas de los amantes perezosos para contrarrestar la insistencia de los amantes insaciables es decir que les duele la cabeza. Esta actitud puede ser un síntoma de pérdida de interés o de apetito sexual. Como excusa no resulta preocupante ya que en la mayoría de los casos se queda en eso: un pretexto inventado para no practicar sexo.

¿Pero qué sucede cuando el dolor de cabeza se produce inmediatamente después de mantener relaciones sexuales? No es la falta de deseo, ni el aburrimiento, ni el cansancio. Es un síntoma de algo más complejo. Y, ¡sorpréndete!: la cefalea del coito afecta más a los hombres que a las mujeres.

Una jaqueca caprichosaCefalea002

La cefalea del orgasmo afecta a un 1% de la población sexualmente activa y más a los hombres que a las mujeres, especialmente durante la juventud. Se produce momentos antes de llegar al orgasmo o inmediatamente después de éste y se manifiesta como un intenso dolor que avanza desde el cuello hacia la parte superior de la cabeza.

Se desconocen las causas exactas de esta patología que afecta a mujeres y hombres en una proporción de una por cada tres y que no se limita a las relaciones con otra persona. La cefalea sexual se puede producir también durante la masturbación en solitario.

Tan súbito como el propio orgasmo

Muchas personas sólo experimentarán los síntomas de la cefalea coital una vez en su vida. Pero en cambio otros amantes pueden manifestar este problema en repetidas ocasiones, con la molestia e inseguridad que esta situación provoca en su vida sexual.

Cada uno de estos episodios puede tener una intensidad alta durante al menos 12 horas después de las cuales, aunque desaparezca notablemente el dolor, persisten el aturdimiento, la incomodidad y en muchas ocasiones las náuseas.

Se trata pues de un dolor repentino que los pacientes describen como un trueno en el interior de la cabeza cada vez que se llega al clímax (o que se está a punto de ello).

Cefalea001Tómate tu tiempo y desaparecerá

No queda bien que en un blog de sexualidad te recomiende no practicar sexo… Pero en circunstancias concretas resulta que la abstinencia es la mejor opción para recuperarse.

Tras un episodio importante de cefalea coital, lo más interesante sería detener por un tiempo la actividad sexual. Si vuelves a ponerte a ello arrastrando el dolor de cabeza, es muy probable es que sufras una recaída.

Por otro lado y si el problema persiste, deberías adoptar un rol más pasivo en tus relaciones sexuales, al menos hasta que puedas identificar en qué momento y con qué intensidad se producen estos episodios de dolor.

En cualquier caso, si tus cefaleas son frecuentes, intensas y más prolongadas que un dolor de cabeza común, deberás visitar a un especialista para que estudie en profundidad tu caso y te facilite el tratamiento que necesitas para contrarrestar esos dolores.

La buena noticia es que en un alto porcentaje de los casos, estas repentinas cefaleas que pueden arruinarte una noche de pasión desaparecen tal como vinieron. Sólo en caso de que el médico lo considere necesario, deberás someterte a estudios radiológicos que le ayuden a descartar lesiones cerebrales ya existentes o su eventual aparición.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *