Bro-job o bud sex: sexo entre hombres no homosexuales

Budsex

La cosa es un poco más complicada de lo que parece. ¿Puede existir el sexo entre hombres que no se consideran gays ni bisexuales? Tal vez el concepto tradicional de sexualidad esté cambiando o tal vez el bro-job o bud sex (como lo llaman) sólo sea una manera de evitar ciertos estigmas.

El sexo entre hombres es muy de machos

Vamos a ver. Que no hay nada de nuevo ni nada de vergonzoso. Pero que seguimos creando fantasmas, sombras y estigmas donde no debería haberlos. ¿Será eso lo que ha obligado a los hombres a crear algo como el bro-job o el bud sex (sexo entre ‘colegas’)?

La masculinidad se ha entendido durante mucho tiempo como el único medio para ser ‘un hombre de verdad’ y en este sentido el contacto físico con una persona del mismo sexo podría poner en riesgo ese rasgo. Esto es algo que nunca ha ocurrido con la mujer, que tiene más libertad para tocarse, besar o acariciar a otra mujer sin que eso afecte la autenticidad de su ‘condición femenina’.

Pero el bro job o el bud sex pondría en entredicho muchas de estas limitaciones. . Es más, las sobrepasaría con creces. Nos remontaría a esa época en la que los soldados griegos pasaban largas temporadas fuera de casa y acababan teniendo amantes entre sus propias tropas por necesidad y porque por aquel entonces esto del sexo entre hombre no estaba tan estigmatizado. Pero, ¿cómo se encaja esto en la sociedad actual?

Sexo entre colegas

¿En qué consiste el bro-job o el bud sex?

Estos curiosos términos aparecen recogidos por primera vez en la obra de Jane Ward, una profesora de Género y Estudios sobre la Sexualidad de la Universidad de California: Not Gay: Sex between straight white men (No gay: Sexo entre hombres blancos heterosexuales). La sexóloga se refiere en este estudio a un tipo de tendencia sexual bastante curiosa que define como ‘sexo hetero-homosexual’.

En teoría estas prácticas se definen entre encuentros sexuales entre varones en los que aparentemente no existe una verdadera inclinación homosexual. Desde masturbaciones hasta relaciones con penetración pasando por encuentros que se limitan únicamente al sexo oral, este tipo de prácticas pueden ser de lo más variadas, pero la mayoría de los hombres que se incluyen en ellas quieren alejarlas claramente de cualquier factor romántico o del compromiso para no ser encasillados en una determinada tendencia sexual.

De hecho, según el estudio llevado a cabo por Jane Ward, muchos de estos hombres llegan a mostrar actitudes de rechazo hacia los gays que en determinados casos rozan la homofobia. Algo un tanto contradictorio a pesar de su insistencia de que practican sexo con hombres “pero sin connotaciones homosexuales”.

¿A qué se deben estas reticencias a la hora de reconocer abiertamente esas inclinaciones sexuales? ¿Será el bud sex una verdadera tendencia sexual o sólo una forma de encubrir una realidad como consecuencia de las presiones sociales? Probablemente lo único que demuestra este tipo de cuestiones es que los prejuicios siguen existiendo y que de una manera bastante básica el sexo continúa siendo la clave para identificar lo masculino y lo femenino.

 

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *