¿Sabes en que estado está tu autoestima sexual?

Autoestima sexual

¿Tienes una actitud positiva hacia ti mismo? Es el punto de partida para una vida plena en todos los aspectos, incluido el sexo. La autoestima sexual no sólo implica quererte y respetarte sino aprender a transmitir todos esos valores a las personas con las que compartes tu intimidad.

¿A qué hace referencia el concepto de autoestima sexual?

El éxito o fracaso de tus relaciones sexuales no está en manos del destino. La plenitud, la felicidad y el bienestar del que puedes disfrutar al compartir tu intimidad con otra persona es algo que depende sobre todo del concepto que tienes de ti mismo, de tu cuerpo y del placer que éste te puede ofrecer.

Estos sentimientos con respecto a tu cuerpo desde la perspectiva del deseo, la atracción y el erotismo forman parte de un concepto mucho más amplio: el de la autoestima total. Precisamente por este motivo la autoestima sexual también se ve condicionada en muchos casos por aspectos de carácter social o familiar o por las experiencias previas que has vivido.

¿Un ejemplo claro de cómo todas estas cuestión afectan al concepto que tienes de ti mismo con respecto al sexo? Los mitos y la información errónea. Temas tan habituales como el tamaño del pene, el número de orgasmos o la cantidad de relaciones sexuales que mantienes a lo largo de la semana pueden hacer que termines construyéndote una imagen irreal de cómo eres realmente ante el sexo y de qué necesitas para sentirte feliz.

Relación entre el sexo y la autoestima

Hemos establecido ya un buen punto de partida: tener claro que en lo que a plenitud sexual se refiere, tú tienes el control. Si tu autoestima sexual está en buena forma también lo estarán el deseo, las ganas de divertirte y las posibilidades de experimentar sensaciones muy agradables. ¡Y aún más! Tu pareja se beneficiará de esa seguridad con la que asumes que tu cuerpo también está diseñado para dar placer.

Por el contrario, ¿qué sucede cuando tu autoestima sexual se ve afectada por los miedos y las inseguridades?

  • Consideras que tu papel como amante deja bastante que desear.
  • Cada vez le tienes más temor a los momentos íntimos.
  • Sientes rechazo por tu cuerpo, tu desnudez y tus genitales.
  • Eres incapaz de comunicarte abiertamente con tu pareja.
  • La obsesión por llegar a unas determinadas metas te provoca problemas para alcanzar el orgasmo.
  • Tiendes a interpretar los comentarios de tu pareja como críticas negativas.
  • El deseo sexual se va perdiendo lentamente.
  • Te encierras en un círculo en el que no hay espacio para las nuevas experiencias.

Falta de autoestima sexual

Es normal sentirse así en momentos puntuales de la vida. ¡Esto es una montaña rusa! No obstante siempre puedes hacer algo para pasar más tiempo en lo alto de todas tus experiencias y menos tiempo en esos momentos de bajona en los que la solución parece no llegar nunca. Cuando te sientas así, no pierdas el ritmo y vuelve a subir con más fuerza. Todo lo que necesitas es un cambio de enfoque.

Y es que si ya hemos dicho que la autoestima influye de manera significativa en tu desempeño sexual, esta relación también funciona en una doble dirección. Un cambio en tus relaciones sexuales te ayudará a elevar hasta lo más alto la imagen que tienes de ti mismo. Cuando aprendes a disfrutar del sexo sin complejos, sin dudas y sin preocupaciones, ¡la vida te sonríe!

  • Desarrollas tus capacidades sociales.
  • Te sientes más cómodo al relacionarte con otras personas, no sólo desde un punto de vista sexual.
  • Aprendes a comunicarte y a decir sin temor lo que te gusta, lo que deseas.
  • Pierdes los prejuicios, hacia ti mismo y hacia las demás personas.
  • No tienes reparos a la hora de mostrar afecto y de que los demás se muestren cariñosos contigo.
  • Eliminas de tu día a día aquellas conductas y malas energías que no te benefician en absoluto.
  • Tu mente está en ‘modo positivo’, lo que te permite plantearte nuevos retos y disfrutar mientras intentas alcanzarlos sin miedo a la frustración.

Consejos para mejorar la autoestima sexual

La baja autoestima sexual es un problema que afecta tanto a hombres como a mujeres y no se restringe a un único grupo de edad. Los pensamientos poco saludables en cuanto a la imagen personal se van instalando poco a poco en el subconsciente como resultado de una mala experiencia o de un sentimiento negativo que no se ha sabido canalizar. Todo ello termina suponiendo un bloqueo que se pone de manifiesto a la hora de compartir tu intimidad con otra persona.

La autoestima sexual tiene mucho que ver con cómo pensamos, nuestras  creencias y las experiencias pasadas.

u

Los expertos en sexología aseguran que apenas un 20% de las personas que sufren las consecuencias de una baja autoestima sexual solicitan la ayuda de un profesional. El problema principal es la falta de información. Muchos de los pacientes que pasan por consulta ni siquiera son conscientes de que el origen de sus problemas de erección o su pérdida de interés por el sexo está precisamente en esta mala imagen que tienen de ellos mismos.

Buena autoestima sexual

En muchas ocasiones resulta imprescindible contar con el apoyo de un sexólogo que te ayude en ese proceso de recuperación de una mentalidad positiva con respecto a tu cuerpo y al sexo. No obstante, hay algunas pautas que puedes poner en práctica en cuanto detectes que estás entrando en ese agujero sin salida y que te ayudarán a mejorar tu autoestima sexual para volver a ver la luz.

No basta con pensarlo, tienes que convencerte. Mírate al espejo y gústate. Tu cuerpo es un cofre del tesoro. Sólo tienes que encontrar la llave adecuada para acceder a él.

Descúbrete, experimenta. Si quieres llegar al premio te lo vas a tener que trabajar un poco. La masturbación es la constatación de que tu cuerpo está hecho para sentir placer. ¡Sácale provecho! Los juguetes eróticos son una buena manera de abrirle la puerta a esas nuevas experiencias.

Explora con tu pareja. Una vez que te sientas cómodo tocando esas zonas de tu anatomía que hacen que se te erice la piel, comparte esas experiencias con otra persona, guíala, enséñale. Abrirás un camino de comunicación muy íntimo y especial.

Relájate. La pérdida del deseo y, en consecuencia, de la autoestima sexual, puede deberse también a un problema de estrés o de ansiedad. Si te mantienes encerrado en ese círculo no verás con claridad todas las cosas buenas que te esperan en el exterior.

No asumas toda la responsabilidad. Al igual que tu placer es algo muy personal, la satisfacción de tu pareja no recae exclusivamente sobre ti. Cada individuo es responsable de su respuesta sexual.

Aprende a escuchar. Y hazlo siempre desde una posición comprensiva y dialogante. Las críticas no tienen por qué repercutir de manera negativa en tu autoestima si sabes aceptarlas y emplearlas para mejorar, no para alimentar tu frustración.

Defectos, ¡olvídate de ellos! Todos los tenemos y son parte de tu singularidad. Mentalízate de que eres único en el mundo y de que aparte de esos defectos que puedas tener también tienes capacidades que te convierten en una persona genuina.

Tu autoconcepto no siempre tiene por qué coincidir con la que los demás tienen de ti, pero eso no debería preocuparte. Lo importante es que tú tengas claro quién eres y que proyectes esa seguridad hacia el resto del mundo. Es algo que va más allá del ámbito de la sexualidad y que afecta a la denominada autoestima total. Ahí es donde está tu verdadero potencial para dar y recibir placer, para disfrutar tanto en solitario como en pareja y para tener una vida sexual feliz y saludable. ¡Ponte manos a la obra!

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *