Aquí te pillo, aquí te mato. Los mejores lugares donde practicar sexo este verano

Aquí te pillo, aquí te mato” es una expresión popular que se refiere al encontronazo sexual entre dos personas, conocidas o no, sin planificación previa. El mayor inconveniente que presenta suele ser el lugar en el que se lleva a cabo el acto.

La televisión, las novelas o el cine nos bombardean con escenas sexuales en los lugares más pintorescos. Parece que la cama o el sofá han pasado de moda y quedan en un segundo plano. Además, en estos tiempos en los que tener casa propia parece un sueño lejano para la mayoría de los jóvenes, la imaginación juega un importante papel en sus relaciones sexuales.

El coche es una alternativa sin duda, pero no demasiado cómoda, sobre todo si no es de un tamaño considerable. Ya lo decía la canción: “Qué difícil es hacer el amor en un Simca 1000…”. Lo ideal es ponerse en el asiento trasero, ya que eso evitará que nos clavemos el freno de mano o la palanca de cambios, y por supuesto evitaremos despertar a todo el vecindario tocando por error el claxon. ¿Y si lo que queréis es emoción? ¡Entonces hacedlo mientras pasáis el coche por un túnel de lavado!

Si lo que buscáis es erotismo puro y duro, los columpios del parque son una elección muy excitante, y muy placentera debido a la postura que debéis adoptar. Eso sí, mejor en horario nocturno (y cuidado con dejar la basura tirada por ahí).

Sexo en la playa¿Quién no ha pensado alguna vez en practicar el coito a 2000 pies de altura? ¿Qué tienen los aviones para que nos resulten tan sensuales? Según Gabriel García Márquez, “los viajes, como el poder, son afrodisíacos”. Y si añadimos el tener un encuentro sexual con una persona desconocida a la que no vamos a volver a ver, el morbo se hace completamente irresistible.

Por último, por muy tradicional que nos parezca, la cama siempre será el lugar ideal, el más cómodo de todos, ya que nos otorga libertad de movimientos para experimentar, disfrutar e incluso invitar a otras personas a compartir esa experiencia. Si os resulta sosa, siempre podéis añadir unos espejos en el techo y alrededor de la cama para no perderos ningún detalle.

En definitiva, existen infinitas opciones donde hacer el amor (la playa, la piscina, los probadores de unos grandes almacenes, los parques de atracciones, un fotomatón, el césped del vecino…). Sólo hay que echarle imaginación y muchas ganas.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *