Adicción al sexo ¿enfermedad o vicio?

Adicción al sexo

La adicción al sexo es una patología llamada hipersexualidad y los expertos en enfermedades mentales la califican como “la búsqueda infructuosa de la satisfacción sexual”.

El adicto se ve inmerso en una vorágine de sexo, que le lleva a mantener relaciones sexuales con inusitada frecuencia y/o a masturbarse de manera descontrolada, sin conseguir su objetivo de relax sexual.

Se le llama ninfomanía cuando la adicción la padece una mujer y satiriasis o “donjuanismo” cuando el protagonista es un hombre; el llamado “umbral clínico” o sea hasta donde es o no una adicción el comportamiento sexual de una persona es relativo, pero se considera adicto a quien siente malestar, culpa o insatisfacción por sus excesos de lujuria.

La manifestación de la hipersexualidad o adicción al sexo se da en muchos casos a causa de una represión de la sexualidad en algún momento de la vida de la persona; hay pacientes que por miedo a perder sus capacidades sexuales con la edad, terminan consumiendo pornografía.

En la actualidad se dan muchas variantes de lo que antes era solamente sexo frecuente. Ahora hay quienes pueden pasarse horas delante de su ordenador practicando cyber voyerismo y están los que recurren a la prostitución o al sexo callejero u ocasional.

Más allá de los riesgos que comporta el mantener relaciones sexuales con extraños, los adictos pueden tener sus propias parejas y normalmente estas no logran comprender la profundidad de trastorno.

La adicción al sexo suele requerir internación en centros especializados, donde se trata de reorientar las conductas sexuales del individuo, recurriendo a la enseñanza de alternativas que le permitan manejar las situaciones sexuales de una manera saludable.

Michael Douglas fue un caso célebre de “sátiro”. El apuesto actor tuvo que ser recluido en una clínica en 1993, afectado por lo que él mismo reconoció eran unos incontrolables impulsos sexuales que le llevaban a mantener coitos a toda hora en el mayor de los desenfrenos.

La adicción al sexo puede llevar a casos de erotismo extremo como los de David Carradine (ex kung Fu) o a Michael Hutchense, cantante de la banda INXS, que murieron asfixiándose a sí mismos con una cuerda intentando alcanzar el placer sexual.

Sharon Stone reconoció ser fogosa hasta la enfermedad y a Lindsay Lohan su ex novio la acusó de haber cambiado su adicción a las drogas por la ninfomanía. Lo cierto es que el 6 % de la población mundial sufre de adicción al sexo, pero solo el 2% son mujeres.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *