7 razones por las que deberías introducir el uso de juguetes sexuales en tu vida

Juguetes sexuales

Hay niveles de placer a los que difícilmente llegarás sin un poco de ayuda. Allí donde la estimulación tradicional alcanza su límite, los juguetes sexuales consiguen abrir nuevas ventanas al placer. Si ya los empleas con frecuencia como parte de tus prácticas sexuales, sobran los argumentos. Pero si aún no has dado ese paso, te traigo una lista de motivos que terminarán de convencerte.

¿Te intimida el uso de juguetes sexuales?

Existe todavía una gran falta de conocimiento en relación a lo que supone la introducción de juguetes eróticos en tu vida sexual. A pesar de que Internet y los sex shops online están haciendo un excelente trabajo al respecto, todavía nos encontramos con un espectro de población (soltera, casada o con pareja), que muestra cierta inseguridad en el empleo de este tipo de accesorios.

En este sentido, las mujeres vamos un paso por delante con respecto a los hombres. Nosotras somos el principal cliente de los sexshops, físicos o en Internet. De alguna manera lo tenemos mucho más claro que los chicos a la hora de satisfacer nuestras necesidades sexuales. Tal vez sea por una cuestión de prejuicios con respecto a ciertas prácticas (por ejemplo, la penetración anal masculina), o sencillamente porque muchos hombres son más del estilo “sota, caballo y rey”. El caso es que la introducción de accesorios para la estimulación en la vida sexual a nosotras nos resulta mucho más sencillo.

No obstante, hay un truco para hacer que tu pareja se anime a utilizar juguetes sexuales: el placer compartido. Otro de los motivos por los que muchos chicos se sienten intimidados por este tipo de productos es la posibilidad de que un vibrador o un dildo puedan llegar a sustituirle como amante. Normalizando el uso de estos accesorios como parte de vuestras relaciones íntimas no sólo despejas estas dudas sino que abres una puerta a todo un universo de placeres en solitario.

Juguetes sexuales en pareja

La estimulación en solitario y la diversión en pareja son perfectamente compatibles

Ante todo, hay que tener claro que esto no se trata de una competición. No hay necesidad de convertir el juguete erótico en el reemplazo de la compañía de carne y hueso. Por muy realistas que sean los accesorios de estimulación que compres, está claro que un objeto sexual nunca podrá sustituir a una persona de verdad.

Partiendo de esta base podemos llegar a la conclusión de que la masturbación con juguetes sexuales dentro y fuera de la pareja es totalmente compatible. Cada una en su contexto te proporciona los estímulos que necesitas para satisfacer tus fantasías y necesidades. En ningún caso estos accesorios actúan como competencia sino como complemento.

Juguetes sexuales según su tipología

Cuando hablamos de juguetes eróticos hemos de hacerlo desde una perspectiva muy amplia. Aunque plugs, consoladores y otros accesorios para la penetración anal o vaginal sean lo primero que se nos pasa por la mente al pensar en este tema, se trata de un ámbito mucho más amplio. Aquí también podríamos incluir accesorios como antifaces, fustas o esposas (para una sesión de sexo subidita de tono), productos para el masaje erótico, juegos de mesa picantes (cartas, dados, tableros…) y, por supuesto, disfraces y lencería sexy. El objetivo es hacer que los momentos de placer también vayan acompañados de una importante carga lúdica e imaginativa: el cerebro es el mejor juguete erótico que existe.

Los masajeadores de clítoris, las balas vibradoras y los consoladores son tres de las categorías más populares. Esto se debe a que, como ya te comentaba, las chicas son las principales usuarias de este tipo de accesorios para la estimulación. Además, son la mejor opción para iniciarse en el uso de estos productos ya que permiten elegir niveles de intensidad, tamaño y ritmo más ajustados a la falta de experiencia. En esta fase inicial también resultaría interesante empezar a coquetear con plugs anales de pequeño tamaño, de diseño cónico y fabricados en silicona o gelatina.

Otra categoría aparte sería la de los juguetes eróticos más centrados en determinadas prácticas sexuales. Me refiero a todo lo relacionado con el fetish, el bondage y el BDSM, prácticas que no sólo emplean sus propias herramientas sino que tienen una estética muy particular. Aunque en principio podrían parecer accesorios más bien destinados al usuario experimentado, lo cierto es que también en esta categoría encontrarás juguetes sexuales para principiantes (esposas, mordazas, máscaras, látigos…).

Ya en el plano de los amantes más avanzados habría que hablar de juguetes eróticos de mayor potencia y dimensiones. Aquí entrarían, por ejemplo, los consoladores XXL, las bolas chinas de mayor peso y volumen, los dildos dobles o los vibradores de estimulación sumultánea para vagina y clítoris. También a este nivel se suelen emplear más los accesorios fabricados en metal o vidrio que por su dureza no suelen formar parte del kit básico para principiantes. En cualquier caso, a medida que vayas experimentando te irás dando cuenta de lo que tu cuerpo te pide y de hasta dónde puedes llegar sin dejar de sentirte cómodo con estos juegos.

7 motivos por los que usar juguetes eróticos resulta beneficioso

Juguetes eróticos

1. Autoconocimiento: en esencia, el placer sexual depende de ti. ¿Qué es lo que te gusta? ¿Dónde te gusta? ¿Con qué te gusta? Para incrementar la intensidad de tus orgasmos es necesario un proceso de autodescubrimiento y los juguetes sexuales son una herramienta perfecta en su desarrollo.

2. Excitación: piensa con todos los sentidos. A menudo los juguetes eróticos no sólo están diseñados para el masaje genital sino para que dejes volar a la imaginación. Son el complemento perfecto para cumplir una fantasía, para generar nuevas expectativas, para alcanzar otras metas. ¿No te resultaría súper excitante ver cómo tu pareja se masturba con uno de estos accesorios? Ahí tienes la prueba.

3. Eliminación de barreras, mitos y roles: a pesar de que el placer no tiene límites, en el sexo hay prejuicios que resultan difíciles de erradicar. Algunos mitos sobre la masculinidad y sus roles, el uso de arneses eróticos o la penetración anal impiden que muchas parejas amplíen sus horizontes de estimulación. Pero cuando empiezas a introducir pequeñas modificaciones en tus prácticas habituales, te das cuenta de que aún te queda mucho por descubrir.

4. Nuevas experiencias: ¿tu relación de pareja necesita un empujoncito? Introduce novedades en tus juegos eróticos y redescubre el sexo desde otras perspectivas. Llega hasta donde nunca antes habías llegado, con otro tacto, con otra intensidad, con otro ritmo. Un juguete erótico es una oportunidad para conocer esos aspectos del sexo que todavía no habías experimentado.

5. Mejora de la salud: con los juguetes sexuales aumenta la libido y con ella el deseo de pasar más momento íntimos con tu pareja. Cuando practicas sexo se liberan en tu cuerpo numerosas hormonas relacionadas con el placer. Éste es el motivo por el que el contacto erótico hace que te sientas más enérgico, más optimista y, en definitiva, más feliz. Practicar sexo es una manera muy divertida y económica de velar por tu salud física y emocional. Y es que también se ha demostrado que el sexo alivia las cefaleas, te permite descansar mejor, ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y disminuye la presión arterial. Una puesta a punto en toda regla.

6. Orgasmos más satisfactorios: este cóctel de sensaciones al que nos hemos referido en los puntos anteriores (excitación, descubrimiento, sorpresa…) tiene magia. Es como si al poner todo esto en práctica te tomaras una pócima del deseo: cuanto más la saboreas, más te apetece volver a disfrutarla. En este escenario de libertad, juego y sensualidad, el cuerpo se relaja y se entrega a sus instintos. Es el camino más directo hacia un orgasmo repleto de matices y, en consecuencia, mucho más intenso.

7. Diversión: son juguetes, así que tienen una función lúdica. Con estos accesorios la diversión está siempre asegurada. Te permiten experimentar sensaciones que no obtendrías con los métodos de estimulación tradicionales, compartir deseos y hacer realidad fantasías. Por otro lado, este aporte de diversión extra hará que te mantengas más activo en tu vida sexual, mejorando tu relación de pareja y tu buen humor.

 

¿Te apetece darle una oportunidad a esos juguetes sexuales con los que siempre habías fantaseado? Abre tu mente y ponte en marcha. La mejor manera de averiguar hasta qué punto el uso de juguetes eróticos puede resultar beneficioso para tu vida sexual es con la práctica. Puedes empezar por probarlos en solitario para descubrir cuáles son tus preferencias en este ámbito. Y poco a poco, cuando te convenzas de que no tiene por qué convertirse en un tema tabú, introducirlos en tus relaciones de pareja como algo habitual. Sólo hay algo más placentero que utilizar un juguete erótico para estimularte: vivir la experiencia junto a esa persona que te resulta tan excitante.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *