7 consejos para disfrutar del sexo cuando hace frío

Sexo cuando hace frío

¿Vas a dejar que las bajas temperaturas hagan que se enfríen también las relaciones en el dormitorio? El sexo cuando hace frío puede ser tanto o más placentero que en cualquier otra época del año. No pongas el placer y la sexualidad en modo hibernación. Hay formas muy divertidas de hacer que la sensación térmica aumente gracias al contacto piel con piel.

¿Por qué esperar al buen tiempo para tener sexo?

Cuando los termómetros empiezan a bajar, también lo hacen nuestros biorritmos. ¿Te has dado cuenta de que en cuanto empieza el otoño nos volvemos un poco más sedentarios? Este ligero bajón de energía también afecta a nuestra sexualidad.

Con el frío, cubiertos de ropa hasta las cejas y con más ganas de chocolate caliente que de quitarnos el jersey para que nos hagan un masaje, ¿cómo es posible no descuidar nuestra vida sexual? Tal vez tengas que ponerle un poco más de ganas porque siempre cuesta arrancar. Pero ten pon seguro que una vez que te pongas en marcha te olvidarás de los termómetros, del frío y de la ropa interior térmica.

No esperes al buen tiempo para tener sexo. Ésta es una época perfecta para darle un giro de tuerca a tus prácticas sexuales habituales y experimentar con otro tipo de estímulos.

Sexo en invierno

7 trucos que te harán disfrutar del sexo cuando hace frío

Está demostrado: con la llegada del frío el panorama en el dormitorio cambia. Pero no te alarmes, no es nada que no tenga una explicación lógica:

– Nuestra piel es menos sensible y, por lo tanto, responde de otro modo a los estímulos externos.

– El frío es un agente que nos ‘distrae’ de nuestros objetivos sexuales. Le sucede sobre todo a las mujeres, que llevan peor lo de las bajas temperaturas.

– Con un constipado de campeonato, en lo último que piensas es en el sexo.

– Hacemos comidas más copiosas para estar más calientes. Pero las calorías en exceso no son compatibles con muchas prácticas sexuales.

– Los días son más cortos y la falta de luz reduce la producción de serotonina, nuestra hormona del bienestar.

Sin embargo, y a pesar de que el panorama no pinte demasiado bien, te resultará muy sencillo reavivar la llama de la pasión en estos días de frío aplicando estos 7 consejos para disfrutar del sexo cuando hace frío:

1. Crea un ambiente adecuado. Practicar sexo en una habitación fría como el Polo no va a resultar muy excitante. Pero desnudarse en una estancia cálida, con aromas afrodisíacos y luces tenues, resulta agradable en cualquier época del año.

2. Hablando de desnudarse, ¿qué tal un striptease? Aprovechando que en inviernos vamos vestidos por capas, empieza a deshacerte de ellas lentamente, con un poco de música de fondo y hasta quedarte sólo con lo que te interesa.

3. Empieza por calentar las zonas del cuerpo que más frío experimentan: las manos y los pies. Para ello puedes emplear tus propias manos y pies o… cualquier otra parte del cuerpo.

4. Las caricias no pueden faltar. Aprovechando la excusa de que tienes que calentar a tu pareja, atrévete con un masaje erótico intenso, aromático, cálido. Hay muchos aceites afrodisíacos que te permiten darle estos excitantes matices a tus caricias.

5. Las bolsas de agua caliente no son un accesorio muy sexy pero, ¿qué me dices de una ducha o un baño compartido? En apenas nos minutos vuestros cuerpos echarán humo, y no será sólo el efecto del vapor del agua.Ducha para dos

6. Aliméntate de forma adecuada. No hagas comidas copiosas que te hagan sentir pesado. En su lugar, aprovecha para tomarte un vinito junto a la chimenea o un chocolate caliente. Besos dulces para un sexo mucho más cálido.

7. Si ninguno de estos consejos te convence porque no encuentras manera de combatir el frío, ¡practica el petting o el sexo con ropa! Dejarse puestos los calcetines durante un encuentro erótico tal vez no es muy sensual pero, como dice el refranero, “ande yo caliente, ríase la gente”.

Beneficios de sexo cuando hace frío

¿Eres un amante exigente? Las ventajas del sexo cuando hace frío que enumeramos a continuación terminarán de convencerte de por qué es bueno que te arrimes más a tu pareja cuando bajan las temperaturas:

1. Mejora la eficiencia del sistema inmunológico. Y ya sabemos que en otoño y en verano lo de los resfriados está a la orden del día. Aparte de las sopas, las verduritas y las vitaminas, hay formas más divertidas de tener tus defensas en pie de guerra: ¡el sexo!

2. Incrementa la calidad del sueño. Un orgasmo justo antes de dormir le proporciona a tu cerebro la química necesaria para que descanses como un bendito. En invierno es habitual despertarse por la noche con más frecuencia: la congestión de la nariz, el picor de garganta, la sensación de frío… Gracias a la serotonina y otras sustancias, tu sueño será mucho más profundo.

3. Con el cambio horario y la reducción de las horas de luz, el estado anímico de muchas personas cambia. Las tardes otoñales y los tonos grises del invierno pueden dar cierta bajona. En estas circunstancias, el sexo actúa como una inyección de optimismo, energía y vitalidad. Adiós a la depresión estacional.

 

 

No dejes que el frío mate la pasión. Si hay un momento del año en el que tienes más motivos para mostrarte ardiente, es éste. Aprovéchate de todas las ventajas de estas prácticas sexuales y olvídate de la calefacción y de la chimenea por unas horas para centrarte en disfrutar del sexo cuando hace frío. Ahora que ya sabes cómo calentar la habitación, es posible que hasta sientas que te sobra ropa.

¿Te ha gustado?

Si quieres recibir más artículos como este y aprender a disfrutar de tu sexualidad al 100% apúntate a nuestra newsletter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *